Yace el hombre


Yace en mi cabeza un cementerio
de recuerdos y caricias,
yace el recuerdo de aquellos años
cuando jugaba con la luna
a que era mía y yo de ella.
Yacen allí sus caricias maternales
cuando el sentido de la vida
era mi propio limbo.
Yace el recuerdo de los aprendizajes
el de una monja y un hermano
y aquel amigo que jugando
a ser un hombre, en un descuido
siendo el hombre, murió ahogado.Yace el comienzo de la individualidad
aunque en casa éramos todos lo mismo,
yacen los prontos despertares de un cuerpo
avergonzado al responder incontrolable
ante inocentes caricias
que con el paso del tiempo
al igual que todo en el actual mundo
se volverían maliciosas.
Yace la pulcritud del alma
la empatía ante el dolor ajeno
la caricia bondadosa al débil
la familia como centro de gravedad social.
Yacen las confusiones inverosímiles
por ser un yo propio y distinto
por ser un yo libre y listo
un yo de mi mismo, un ser de nadie.
Yacen los vicios, los anteriores
un recuerdo afanosamente embriagado
de errores de todo tipo.
Yace allí el que yo era
y yace debajo de la tierra
metido en un costal de esfuerzos
de noble grandeza y espasmos
de inexplicable melancolía.
Yace el recuerdo de un mundo
cuando el hombre aún era hombre.
Y yace solo, entre tinieblas
enterrado en una caja
con sus recuerdos
y sus caricias.

Un pensamiento en “Yace el hombre

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .