Nietzsche (III). El eterno retorno (o Hablar con una pared)


Anda mi blog patas arriba y vengo con retraso a compartir mi aportación al 4 número de la revista Salto al reverso. Se trata de la tercera de las cuatro Visiones en Valladolid (aunque sólo publiqué la primera, una locura). Y añadir mi felicitación a toda la familia del reverso por la revista y la nueva imagen del blog. Un abrazo a todos (pronto volveré a tener más tiempo, disculpen las ausencias).

DOCTOR CASTILLO. -No pasa nada, Gabriel. Sólo ha sido una pesadilla.
GABRIEL. -¿Y cómo puedo estar seguro? ¿Dónde termina la pesadilla y empieza la realidad aquí dentro? ¿Por qué estoy atado a la cama?
DOCTOR CASTILLO. -¿Quieres pasar el resto de tu vida aquí encerrado, Gabriel? Los dos sabemos que aún puedes distinguir entre la realidad y lo que únicamente pasa en tu cabeza. Vamos, Gabriel. Estoy tratando de ayudarte a encontrar el camino.
GABRIEL. -Entonces deje que me marche. Algo aquí me está volviendo loco, cuando me acosté anoche yo estaba en Valladolid, en aquel piso siniestro.
DOCTOR CASTILLO. -¿No sabes dónde estás?
GABRIEL. -En este cuarto de mierda. Estoy atado en este cuarto de mierda.
DOCTOR CASTILLO. -Estás en el sanatorio, Gabriel. ¿Cuánto tiempo llevas internado en el sanatorio? ¿Podrías contestarme?
GABRIEL. -El mundo entero es un inmenso manicomio, no podría. Además no alcanzo a deducir si lo hacéis todo a propósito o si no podéis evitarlo. Alguien debería medicaros a vosotros. Aunque sí que estáis medicados después de todo, os lo dan en las farmacias, claro (carcajadas), y a mí me lo da usted (más carcajadas). Me sentía más agradecido cuando me lo pasaba aquel tipo con cabeza de bate.
DOCTOR CASTILLO. -¡Enfermera! Rápido, ¡otra dosis completa!
GABRIEL. -¡No! ¡Espere!
DOCTOR CASTILLO. -No pasa nada, relájate.
GABRIEL. -¿Qué me ha dado? Me siento… pues me siento mucho mejor.
DOCTOR CASTILLO. – De acuerdo Gabriel, quiero que respires profundamente y muy despacio. Conmigo: inspirar… espirar…
GABRIEL. -Estoy mejor, estoy mejor, se lo juro. ¿Qué me ha dado?
DOCTOR CASTILLO. -No estás bien, vamos sigue respirando profundamente. Inspira… más despacio…
GABRIEL. -Inspirar… espirar… no sé lo que me pasa, doctor. Tengo unas lagunas terribles en mi cabeza. ¿Qué pasó con aquel hombre? ¿Qué pasó con el tipo detrás del arbusto? ¿Cuándo fue la última vez que salí de esta habitación? Aquí ocurre algo raro.
DOCTOR CASTILLO. -No pasa nada, Gabriel. Sólo ha sido una pesadilla.
GABRIEL. -Esto no es sólo una pesadilla, esto es el infierno. ¿Qué es lo que estáis haciendo conmigo? ¿No va a decirme lo que me ha inyectado la enfermera?
DOCTOR CASTILLO. -¿Quieres pasar el resto de tu vida aquí encerrado, Gabriel? Los dos sabemos que aún puedes distinguir entre la realidad y lo que únicamente pasa en tu cabeza. Vamos, Gabriel. Estoy tratando de ayudarte a encontrar el camino.
GABRIEL. -Y sin embargo ya no sé ni donde estoy.
DOCTOR CASTILLO. -¿No sabes dónde estás?
GABRIEL. -En el manicomio.
DOCTOR CASTILLO. -Estás en el sanatorio, Gabriel. ¿Cuánto tiempo llevas internado en este sanatorio? ¿Podrías contestarme?
GABRIEL. -No puedo estar seguro de cuánto tiempo llevo encerrado en este asqueroso lugar, se lo he dicho.
DOCTOR CASTILLO. -¡Enfermera! Rápido, ¡otra dosis completa!
GABRIEL. -¡No! ¡No, por Dios!
DOCTOR CASTILLO. -No pasa nada, relájate.
GABRIEL. -¿Y no será demasiada dosis? ¡Joder! Estoy mareado.
DOCTOR CASTILLO. – De acuerdo Gabriel, quiero que respires profundamente y muy despacio. Conmigo: inspirar…
GABRIEL. -Lo hago, lo hago …inspiro …espiro. Estoy mejor, de verdad.
DOCTOR CASTILLO. -No estás bien, vamos sigue respirando profundamente. Inspira… más despacio…
GABRIEL. –No entiendo nada. ¿Qué está pasando, doctor?
DOCTOR CASTILLO. -No pasa nada, Gabriel. Sólo ha sido una pesadilla.
GABRIEL. -Dígame una cosa, eso que me ha inyectado…
DOCTOR CASTILLO. . -¿Quieres pasar el resto de tu vida aquí encerrado, Gabriel? Los dos sabemos que aún puedes distinguir entre la realidad y lo que únicamente pasa en tu cabeza. Vamos, Gabriel. Estoy tratando de ayudarte a encontrar el camino.
GABRIEL. -Eso ya me lo dijo antes, hace un momento… ¿Verdad que lo dijo antes? Estoy confuso doctor.
DOCTOR CASTILLO. -¿No sabes dónde estás?
GABRIEL. -No lo sé. Creo que se trata de alguna clase nueva de pesadilla.
DOCTOR CASTILLO. -Estás en el sanatorio, Gabriel. ¿Cuánto tiempo llevas internado en este sanatorio? ¿Podrías contestarme?
GABRIEL. -¿Hace cuánto tiempo que empezó esta sesión?
DOCTOR CASTILLO. -¡Enfermera! Rápido, ¡otra dosis completa!
GABRIEL. -¡Otra vez no! ¡Dios! ¡Ah!
DOCTOR CASTILLO. -No pasa nada, relájate.
GABRIEL. -¿Cómo voy a relajarme? ¡Usted quiere acabar conmigo!
DOCTOR CASTILLO. – De acuerdo Gabriel, quiero que respires profundamente y muy despacio. Conmigo: inspirar…
GABRIEL. -No quiero respirar más.
DOCTOR CASTILLO. -No estás bien, vamos sigue respirando profundamente.
GABRIEL. -¡Maldita sea, no quiero respirar más!
DOCTOR CASTILLO. -No pasa nada, Gabriel. Sólo ha sido una pesadilla.
GABRIEL. -Sin duda se trata de la peor pesadilla que he tenido en mi vida. Estoy peor que cuando entró usted al dormitorio, incluso peor que el primer día en que pisé la entrada de este hospital. Estoy muy mal. Me estoy volviendo loco de verdad.
DOCTOR CASTILLO. -¿Quieres pasar el resto de tu vida aquí encerrado, Gabriel? Los dos sabemos que aún puedes distinguir entre la realidad y lo que únicamente pasa en tu cabeza. Vamos, Gabriel. Estoy tratando de ayudarte a encontrar el camino.
GABRIEL. -¡Hijo de puta! ¡Hijo de puta! ¡Quiere volverme loco! ¡No estoy loco!
DOCTOR CASTILLO. -¿No sabes dónde estás?
GABRIEL. -¡En mi cama! ¡Estoy durmiendo en mi cama, en Valladolid! ¡Estoy en Valladolid atrapado en mi propia pesadilla!
DOCTOR CASTILLO. -Estás en el sanatorio, Gabriel. ¿Cuánto tiempo llevas internado en este sanatorio? ¿Podrías contestarme?
GABRIEL. -¡No lo sé, hijo de puta! ¡No tengo la más remota idea!
DOCTOR CATILLO. -¡Enfermera! Rápido, ¡otra dosis completa!
GABRIEL. -¡NOOO! ¡NOOO!. Ah. ¡ZORRA!
DOCTOR CASTILLO. -No pasa nada, relájate.
GABRIEL. -¡Váyase a la mierda!
DOCTOR CASTILLO. – De acuerdo Gabriel, quiero que respires profundamente y muy despacio. Conmigo: insp…
GABRIEL. -¡NOOO! ¡SOCORROOO!
DOCTOR CASTILLO. -No estás bien.
GABRIEL. -Doctor. Por favor, doctor Castillo, me cuesta respirar. ¡Desáteme un momento!
DOCTOR CASTILLO. -No pasa nada, Gabriel. Sólo ha sido una pesadilla.
GABRIEL. -¡NOOO! ¡ESTO NO ES UNA PESADILLA!
DOCTOR CASTILLO. -¿Quieres pasar el resto de tu vida aquí encerrado, Gabriel? Los dos sabemos que aún puedes distinguir entre la realidad y lo que únicamente pasa en tu cabeza. Vamos, Gabriel. Estoy tratando de ayudarte a encontrar el camino.
GABRIEL. -¡Mentira, usted quiere volverme loco!
DOCTOR CASTILLO. -¿No sabes dónde estás?
GABRIEL. -¡En el manicomio! ¡Estoy en el manicomio!
DOCTOR CASTILLO. -Estás en el sanatorio, Gabriel. ¿Cuánto tiempo llevas internado en este sanatorio? ¿Podrías contestarme?
GABRIEL. -¡No! ¡No puedo estar seguro de cuándo empezó todo esto!
DOCTOR CASTILLO. -¡Enfermera! Rápido, ¡otra dosis completa!
GABRIEL. -¡Señora! ¡Por favor, ayúdeme! Ah. ¡¿Pero no ve lo que me están haciendo?!
DOCTOR CASTILLO. -No pasa nada, relájate.
GABRIEL. -¡Váyanse los dos a la mierda!
DOCTOR CASTILLO. – De acuerdo Gabriel, quiero que respires profundamente y muy despacio.
GABRIEL. -¡¿Alguien puede escucharme?! ¡Ayúdenme! ¡Por lo que más quieran, ayúdenme!
DOCTOR CASTILLO. -No estás bien, vamos sigue respirando.
GABRIEL. -¡¿Nadie escucha lo que está pasando aquí?!
DOCTOR CASTILLO. -No pasa nada, Gabriel. Sólo ha sido una pesadilla.
GABRIEL. -¡¿Es que están todos locos?! ¡VOSOTROS SOIS LOS LOCOS!
DOCTOR CASTILLO. -¿Quieres pasar el resto de tu vida aquí encerrado, Gabriel? Los dos sabemos que aún puedes distinguir entre la realidad y (…)

http://eduardojcastroviejo.com/

Anuncios

7 pensamientos en “Nietzsche (III). El eterno retorno (o Hablar con una pared)

  1. Pingback: Un relato con efecto Noria | Entre Castillo y Castroviejo

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s