El episodio de los viejos amigos


Escena: Una tarde como todas en una plaza cualquiera, el maíz era enlatado y las palomas de mentira, había un banco de hierro y sobre él se sentaban dos ancianos, uno disfrazado de mapache y el otro de marmota.

—¿Te has dado cuenta de que llevamos sentados más de tres horas en el mismo banco?

—Sí, es lo que solemos hacer, ¿no?

—Claro, pero han sido tres horas sin hablar de nada.

—Bueno, tienes razón. Pero eso ha sido porque quien nos escribe no nos ha puesto ningún diálogo, salvo el de ahora. Además, ¿de qué podríamos hablar nosotros?

—No me preocupa el hecho de que hablemos o no, sino que no estamos llevando a ningún lado el relato.

—Quizás solo sea un relato de metaficción.

—Es posible, aunque, ¿y si fuese una novela?

—Aparte de ser mala, seríamos prescindibles.

—Si ese fuese el caso, me gustaría decirte que fue agra —Episodio eliminado—.

Rafael Velázquez

26 de agosto de 2013

Anuncios

7 pensamientos en “El episodio de los viejos amigos

  1. Pingback: Elige un salto | SALTO AL REVERSO

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s