Llegando a María


Antes admiraba algo, ahora admiro a alguien.

Buscaba bienes barbáricos, banal brecha baldía.

Curioso cortejo común, cual capricho cortés cautivo.

Dentro del deseo de desearte desnuda, dudé.

Esperando encontrar el exilio, eminente estruendo escuché.

Fue fútil fuerza forzada, flagelo fortuito formé.

Guiñaste grandes gozos, gorjeando ganas gané

Hoy huelo holocaustos, habiendo hecho hazañas.

Ingerí ilusiones, inminentemente, inútilmente.

Jazmines jardines juntamos, jocosa junta jalamos.

Kilométrico kamikaze.

Luego, liberé latidos.

María.

 

 

 

5 comentarios sobre “Llegando a María

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.