Don’t forget me, por favor


No hay remitente donde mandar cartas cuando el olvido se apodera de la tinta.

Cuando el sol se esconda y la luna salude;

cuando llegue el frío y no hay quien te abrigue;

cuando el tiempo pase y las canas lo atestigüen;

cuando cante el río y el cielo te susurre;

cuando escuches voces y busques ataúdes;

cuando suene el despertador y no sea yo tu almohada;

cuando el desayuno tenga sabor a nada;

don´t forget me, por favor.

 

Anuncios

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s