La pasión


A todas horas nos instruye
la misma pasión endémica
que exaspera el sentido volitivo
de la vista.

Nos vemos como críos,
asomados al asombro
de un aljibe al que
por pura costumbre
acuden las ranas
las libélulas, las piedras
y algún salivazo espumoso
cuando nadie nos ve.

Siempre volvía del campo
oliendo a fuego
y al sudor de mi perro.

Qué pasión
la de aquellos misterios
que ahora son
arrugas hablando
cuando muevo la boca.

Sigo sin entender
el vibrar de los gatos,
el perfume dulce
de la ropa interior
en los pezones.

Pero al fin entiendo
que la lluvia no ahoga,
que los besos mojan
y que tu vergüenza
es redonda y roja.

– Enrique Urbano.

Anuncios

Un pensamiento en “La pasión

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s