Clepsidra


Así como el viento esparce los granos,
la arena escuece en los ojos
ardores de verano que no están.

Ya la juventud pecó todos los excesos
y los costados se quiebran ruborizados.

De ese modo
inquieto y desvergonzado
flotarás en espuma de resignaciones extremas.

Se comprometen todas las vocales
y encaran la abierta aventura de tu cerradura,
el gozne del candado.

Un médano aguarda su cimitarra.

Anuncios

6 pensamientos en “Clepsidra

  1. PreciosidAAAAAAd de poema.
    Todo pasa. Giramos esquina tras esquina, pero, aunque no queramos, innegable es que quedaremos impregnados de sabores revelados en el pasado. Siempre valga un paso al frente sin regustos agrios ni tener la sensación que algo convino para darnos la derrota.
    un abrazo

    Me gusta

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s