Entre el amor y el egoísmo


¿Sabes? Entre el amor y el egoísmo hay una línea muy fina. «Los extremos no son buenos», suelen decir. Amar demasiado te hace vulnerable y no amar te vuelve miserable. Deduzco entonces que amar es como inflar un globo: retenerlo para siempre en la mano sería egoísta, cuando puede alcanzar el firmamento si se suelta.

O quizás no nos corresponda ser la mano que lo ataje, sino ser el hilo que lo acompañe al cielo.

 

5 comentarios sobre “Entre el amor y el egoísmo

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.