Ventrilocura


Jeff_Dunham_and_Achmed

Cierto día Alan, un ventrílocuo, recibió una visita inesperada. A las 21:21 el cajón de su muñeco empezó a moverse. Alan se levantó y fue a ver qué sucedía.  Resulta que el muñeco estaba siendo utilizando como medio de transferencia interdimensional, en el experimento del ser interdimensional #21, que deseaba tomar una forma permanente desde su dimensión superior hacia la dimensión de los seres humanos.

Alan se asustó mucho. Luego de tomar antipsicóticos, para confirmar que lo que veía no era una alucinación, se dispuso a hablar con la marioneta. El #21 le explicó, entre muchas otras cosas, que se había quedado atrapado en ella y que deseaba que Alan lo saque a conocer el mundo para que su estancia tenga alguna utilidad científica.

Alan acordó algo con la marioneta:

—¿Quieres que te ayude? —dijo Alan al #21.

—Sí, ya te lo dije.

—¿Existe arte en tu mundo?

—¿En mi dimensión?

—Sí, eso. ¿Hay arte en tu dimensión?

—No. Allá la individualidad no existe y tampoco las expresiones artísticas —respondió el #21, en un tono un tanto triste.

—Entiendo.

—¿Quieres hacer arte conmigo? —propuso Alan.

—¿Cómo puedo ayudarte?

Alan le explicó al #21 que estaba atrapado en una marioneta y que las marionetas se usaban en performances artísticos en los que el marionetista debía convencer a los demás que podía hablar a través del muñeco. Y hacerlo tan bien que los científicos no se den cuenta de qué truco se usó. El #21, que ya había observado a la humanidad debido a su trabajo, sabía que lo que Alan le contaba era una mentira. Sin embargo le siguió el juego.

—Tu tecnología no está tan avanzada. ¿En serio quieres hacer eso tan simple? —preguntó el #21.

—Sí, me darán un premio. Y en verdad lo deseo —respondió Alan.

—Bueno pues, si me sacas a pasear donde yo te diga, yo te ayudo con eso.

—¡Bien! —el ventrílocuo hizo un gesto de victoria.

Alan estaba enterado del premio de la Fundación Educativa James Randi, que otorgaba un millón de dólares a quien logre una hazaña sobrenatural bajo condiciones científicas controladas.

—¿Qué puedes hacer encerrado dentro de la marioneta? —dijo Alan.

—¿Te refieres a mis habilidades? —dijo el #21.

—Sí. ¿Puedes hacer volar cosas o algo?

—Sí. Y leerte la mente.

—¿En serio?

—Ja, ja, ja… sí, tonto. Soy un ser de otra dimensión que puede hacer hablar a tu muñeco, ¿dudas de mi poder? —dijo el #21, en un tono de gran soberbia.

—Ja, ja, ja. Perdón, tienes razón. No puedo dudar de ti —dijo Alan, un tanto avergonzado.

—Pues no, no puedo leer tu mente ni mover cosas. No somos tan superiores como imaginas, ja, ja, ja. Si quieres trascender como humano debes empezar a dudar de todo, hasta de los alcances de lo que crees superior a ti.

—Entiendo. ¿Sabes? Esos pensamientos me recuerdan mucho a una disciplina que practicaba un amigo mío —contaba Alan, muy concentrado en recordar—. ¿Cómo se llama esa cosa de navegar la mente?

—¿Psiconáutica? —respondió la marioneta, el #21.

—Sí, ¡eso!

—En mi dimensión es parte de la educación básica. Es como leer y escribir. Casi todo el mundo lo sabe y casi nadie lo usa como se debe.

—Bueno. Si no puedes leer la mente, podemos preparar un performance oral. Conversando en clave, por si los científicos hacen pruebas complicadas —propuso Alan.

—Listo, no tengo problema con eso —dijo el #21.

Luego de conversar durante horas, empezaron con la preparación de un performance oral que debía dar la apariencia de que Alan era el controlador de la marioneta, y de ninguna manera dar a notar que la marioneta tenía vida propia.

***

Llegó el día de la audiencia de Alan ante el comité de la fundación James Randi. Álan se puso a conversar con la marioneta y esta le respondía de una forma que era imposible de lograr con ventriloquia común. No lograron demostrar que Alan utilizara su boca u órgano alguno para reflejar la voz en la marioneta. Las pruebas para demostrar el uso de algún artefacto tecnológico tampoco arrojaron nada fuera de los parámetros normales.

La Fundación tuvo que entregar obligatoriamente el premio a Álan.

—¡Gracias, veintiuno! Al fin puedo dejar de trabajar y ser libre —dijo Alan, saltando de felicidad.

—¿Eso es lo que crees que necesitas en este mundo para ser libre? ¿Dinero? —preguntó intrigado el ser interdimensional #21.

—No quisiera parecer materialista. Pero es que hora podremos ir donde sea y hacer lo que nos plazca.

—Oh, eso está mejor. Sí, poder ir donde quieras y dedicarte a lo que amas, eso sí me suena a libertad.

—¡Exacto! Eso es justo lo que quería —respondió Alan.

—¿Me llevarás de paseo? —preguntó emocionado el #21.

—Donde quieras, amigo.

El #21 estaba feliz, en su dimensión la amistad no existía.

—Te ahorraré dinero —dijo el #21.

—Pero si tenemos mucho —replicó Alan.

—He recargado suficiente energía, ya puedo hacerte levitar y llevarte donde quieras —dijo el #21, queriendo sorprender a su recién conseguido amigo.

—¡Oh! Eso nos ahorrará mucho tiempo en los viajes. ¡Excelente! —dijo Alan, muy contento—.

—El tiempo vale más que el oro, amigo —dijo el #21.

—Sí. El tiempo es vida, ¿no es cierto? —dijo Alan, algo pensativo—. Y hablando de tiempo, ¿por cuánto tiempo estarás atrapado aquí?

—Nunca se sabe en este tipo de experimentos, solo queda ser paciente —dijo el #21.


Texto: Donovan Rocester

Imagen: Wikimedia 

Anuncios

18 pensamientos en “Ventrilocura

  1. Pingback: Experimento #3 de posesión interdimensional | SALTO AL REVERSO

  2. Pingback: Edrel’ch y el #21 | SALTO AL REVERSO

  3. Pingback: Elige un salto | Donovan Rocester

  4. Pingback: Evasores del karma | SALTO AL REVERSO

  5. Pingback: Canciones | SALTO AL REVERSO

  6. Pingback: Pleno empleo | SALTO AL REVERSO

  7. Pingback: Pleno empleo | Donovan Rocester

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s