Caballos enfurecidos


Absenta de madrugada
Infierno artificial
En brazos de mi amante
Espinas de rosas marchitas

Angustia envuelta en horas
De sexo vacío y sucio
Todo olor es rancio
De poemas no escritos

Esa locura repentina de la luna
Que nos desnuda el alma
Y solo quedan cuerpos relinchando
Ebrios de sentir sin sentido

Penetra el sueño en mis ojos
Y oigo como te alejas sin sonrisa
El caballo galopa
Y promete volver de noche

Un comentario sobre “Caballos enfurecidos

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.