El limpiabotas


Carlitos llega a su esquina para hacer lo de siempre, brillar las sonrisas de sus clientes. Solo trae su banquito y su arca de sueños. Labora más de ocho horas, tres días a la semana en la placita del mercado. El cajón de madera incluye el betún, los cepillos, los trapos y un frasco de anilina. Este cofre de lustrar está repleto de secretos: de su idea sencilla de la felicidad, del suicidio de su padre, un pasado de orfandad cargado de pólvora de alfabetismo, atiborrado de perdigones de rencor ante un futuro incierto.

Ahí llega el exjuez a las siete de la noche. Se miran a distancia. El jubilado se sienta en un banco de cemento y el chico inicia el proceso para lustrar los zapatos del caballero. Él paga por su servicio el doble de la tarifa. La labor a este cliente distinguido es especial. Por fin termina de trabajar entre música de salsa, jolgorio y bebidas a su alrededor. El limpiabotas guarda sus materiales y ganancias en su alcancía de madera. Se despide sonriente de sus amigos y camina con júbilo hasta la calle lateral de la plaza.

En una mano lleva el banquito y en la otra su pesado cajón de tragedias. Entra a un carro lujoso donde inicia su segunda jornada de trabajo para empatar la pelea y completar el pago de las deudas. Su amigo el magistrado está demasiado borracho. No permite que Carlitos abandone el auto. A los veinte minutos se abre la puerta del vehículo. El limpiabotas sale satisfecho de cumplir con el pedido. El cajón ahora le pesa menos. El magistrado tendrá que regresar mañana a limpiar sus zapatos deslustrados. Como de costumbre, le dejará una propina envidiable.

Anuncios

9 pensamientos en “El limpiabotas

    • Amiga!!! , qué delicioso, sabroso y agradable volver a cursar palabras contigo. Sé que los tengo abandonados. Pero querida amiga artista, sabes que si no me asomo ni por mi mismo blog por semanas, estoy liado hasta los cesos y eso es rarísimo. Pues antes escribía a diario. La vida, las prioridades, las obligaciones económicas te llevan por rumbos no deseados, a cambiar de carril en esta avenida del destino. Nada, mi corazón y mi cerebro están repletos de sueños para contar… No me rindo, sigo con ustedes… ABRAZOTES Y BESOTES QUERIDA AMIGA!!!

      Me gusta

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s