Olvido


Sentados. Tomados de la mano recordaban los últimos momentos de placer. Ella todavía sentía mariposas revoloteando en su estómago. Era el fuego de la pasión que aún la envolvía. El recuerdo de esos brazos masculinos que le apretaban y le reclamaban con un ardor que ella no había conocido jamás. Los besos y las caricias ofrecidas en bandeja de plata que ella devoró desesperada. Como perra en celo. Enferma de frenesí. Él, relamiéndose de gusto sabiéndose el macho de esa hembra que había montado hasta un cansancio agonizante. Recordando los gritos y los gemidos que había provocado en ella aquella noche. Aquella noche que parecía tan lejana.

Sentados. Agarrados de la mano. Se miraron uno a la otra y encontraron un rostro desconocido. Ella se soltó y se levantó. Lenta. Y se fue caminando muy despacio.

Anuncios

4 pensamientos en “Olvido

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s