Virgencita de las Dudas


Virgencita de las dudas

Virgencita de las dudas

Ya recé cuatro rosarios,

Estuve de rodillas con mil libros en cabeza y manos. Mirando la pared. Horas.

Ayuné.

Y llevé a cabo todas tus penitencias.

Pero ya acabé, Virgencita de las Dudas.

No te adoro más. Ni ruegos. Ni flores. Ni cánticos, romerías o besamanos. Ni tiempo.

Encontré un par de certezas.

Anuncios

3 pensamientos en “Virgencita de las Dudas

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s