Sin uno en especial


Cuando la mañana nació de noche,

una mañana oscura de derroches y pasiones

inútiles, desprendieron de mi ser

la conciencia más violenta e indeseable,

la marca del poeta que se abre,

la del poeta hundido lejos de las relaciones

lejos de los vínculos que se reparten.

Solidarios almacenes de lluvias

que no saben cuál es el monto.

Del niño, que a las miradas se esconde,

que mama de sus padres,

que extrae de su tierra

y se siente que sabe

y se regodea.

Mundo de impostores,

de falsos fundadores.

Ya no hay sembradores y la cosecha se acaba.

Moriremos de sed entre

las alucinaciones de nuestra sábana.

Mañana con faz de noche,

me robaste con tu desfile de fantoches

la ilusión de la esperanza.

Me quedo ahora con la lucha incauta

con la valentía de la ignorancia.

La violencia sorda del silencio trama

el escape, la fuga, la furia que se desata.

No es frustración hecha palabras,

ni la presente negación,

negociación de justificantes

Es el mundo por el que camino

Conciente de que pago por el agua y la tierra,

el trabajo y la siembra.

Poco reditúa tanto trabajo.

En poco… ¡qué digo poco! ¡mínima cosecha!

Mientras otros se hacen ricos recuadando

a través de la ignorancia y la insolencia…

¡Ya caerán de nuevo, caídos, caerán de nuevo!

Anuncios

Un pensamiento en “Sin uno en especial

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s