Queja poética


Ven a mí,
verbo conjugado.
No me faltes
ni en la prédica
ni en el predicado.

Líbrame
de los males de la época
y de las profusas enumeraciones
que te soslayan.

Voy a usarte
hasta que ocurra la sequía,
con orden y concierto,
con partitura,
con diccionario,
con esmero.

Llega el tiempo
de imponer
sustancia y esencia.

La acción
cuaja:
vísceras y entrañas.

13 comentarios sobre “Queja poética

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.