Glup, glup


Glupglup.ElviraMartos

La chica tenía un pez rojizo.

Compartía pecera con el pez de él que era blanco. Blanco, blanco, casi transparente.

Un día todo acabó. Ella hizo sus maletas y se marchó dejando casa, chico y pecera. Dos semanas después, el pez rojo apareció muerto flotando panza arriba.

Murió como si se tratase de uno de esos relatos de Murakami. Uno de aquellos en los que las personas, además de bártulos y enseres, van arrastrando pedazos rotos de sí mismos. Como si ella no hubiera querido o podido dejar atrás siquiera un trozo de su posible alma. Nadando y chocando contra cristales.

Anuncios

12 pensamientos en “Glup, glup

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s