Uno


Estoy casado
a esta habitación de mal,
a la rutina reptaria de abandonarme,
de conformar el intuir
del estertor maduro
de la fruta en el árbol;
el aire que a noches
pesa tanto aquí,
como vaho estrecho
y abiertamente selvático.

Pero como hay vida microscópica
negra en las esquinas,
hay cuatro estaciones
en una caja oscura.

Grito desde el pánico hondo
del dado zarandeado,
al ruido sordo
que me oye,
al girar apostólico
de alrededor de mi caja.

Solamente hay una cosa más,
pero no hay nada más,
no hay más esquinas,
no hay más caja.

– Enrique Urbano​.

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.