Je ne regrette rien


ElviraMartos¿Sabías que Notre Dame no es la catedral plus grande de Francia?

Elle estaba obsesionada con el buen beso francés. Poco a poco, había empezado a despedirse siempre a la francesa. Y obviamente, a enfadar a sus amigos y conocidos. No importa, decidió tener nuevos camaradas: Edith Piaf, Jacques Prevert, por ejemplo.

Había visto hace poco Amélie, aunque no es que le hubiese entusiasmado beaucoup. Y había desarrollado una extraña fascinación por las guillotinas.

Y la manicura (francesa).

Y la tortilla (francesa).

Aprendió el idioma, se compró un bonito y más bien tonto bulldog francés y tomó con la misma determinación dos grandes decisiones: malcriarlo e irse a vivir a la capital del amour.

Descubrió que amaba el cabaré. Pero también que odiaba a los parisinos.

Su perro y ella volvieron un mes después.

Anuncios

3 pensamientos en “Je ne regrette rien

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s