Maldita comedia


DSC_0025 (2)

 

Una y otra vez. Es por mí que se va a la ciudad del llanto… El escrito que coronaba las puertas del noveno círculo del infierno de Dante volvía. Como el estribillo de una canción de verano. Como los rezos que le habían inculcado en el colegio de monjas. Siquiera recordaba haber leído nunca Alighieri, y aun así, siempre era la misma fórmula. Es por mí que se va al dolor eterno. Bajar las escaleras de la boca del metro (donde sufre la raza condenada) y comenzar a repetir continua y obsesivamente esa retahíla,  hasta salir al exterior en otra parte de la ciudad. Sabía qué era aquello que se leía justo antes de traspasar las puertas de noveno infierno.

“Es por mí que se va a la ciudad del llanto, es por mí que se va al dolor eterno y el lugar donde sufre la raza condenada, yo fui creado por el poder divino, la suprema sabiduría y el primer amor, y no hubo nada que existiera antes que yo, abandona la esperanza si entras aquí”.

Cada vez que iba en metro se repetía cada palabra dentro de su cabeza hasta el infinito. Abandona la esperanza si entras aquí.

Maldito metro.

Divina comedia.

Anuncios

4 pensamientos en “Maldita comedia

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s