Hablé conmigo de ti


Mientras el café subía

y venía a mí su olor,

estuve hablando conmigo,

de ti, mi amor.

Me dije que si quiero

que vengas algún día

tendré que mirar al frente.

Y esperar lo bueno que traiga

entre todas las migajas, tú.

Tú, entre todo lo que no mire más.

Me contesté que aunque no esté preparada,

haré lo mismo que ahora,

mientras miro mi café.

Observaré cómo sube,

después me acercaré.

Aunque me queme

y me espante porque salpique

de forma inesperada.

Pero por mucho que queme

y me note cómo late la herida,

al día siguiente querré volver a beber

mi taza caliente de café.

Anuncios

13 pensamientos en “Hablé conmigo de ti

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s