Espectáculo caleidoscópico en el IV ENCUENTRO (Puente Genil, España)


Gema Albornoz comparte en Salto al reverso su reseña y entrevista a ocho autores durante el IV Encuentro de Poesía de la Asociación Cultural Poética, realizado en Puente Genil, Córdoba, Andalucía, España. La autora se ofreció a publicar este trabajo en las páginas de la revista Salto al reverso. Sin embargo, debido a que la revista se encuentra temporalmente suspendida, ofrecemos de manera especial este espacio en el blog para compartirla con nuestros lectores. Un agradecimiento a Gema y a los autores entrevistados.

«Puente Genil no se entendería sin el río que le da nombre», dicen desde la página de Turismo de la localidad. No se podría explicar que una ola rompiese a los pies del puente los días 6 y 7 de mayo durante el IV ENCUENTRO DE POESÍA DE LA ASOCIACIÓN CULTURAL POÉTICA (Fig.1), pero quizás se entienda que al igual que mayo nos trajo un temporal inesperado con lluvias improvisadas y abundantes durante varios días, el río arrastró varios cristales que —con su brillo y reflejos— nos hicieron disfrutar de un espectáculo caleidoscópico. En estos días se han deleitado en rincones con un maravilloso encanto, La Alcabala y el Exconvento de los Frailes, (Fig. 2 y 5) las artes plásticas, la poesía y la música con una gran urgencia por la emergencia de «la vuelta a lo que somos, lenguaje, para poder ser alterados por el mundo que hemos dejado de vivir.» (Fig. 3)

 

13087903_10207035128661544_6427971093359582863_n

Fig. 1. Cartel IV Encuentro. Diseñado por Adriana Manuela Ruiz  Gómez.  Tomada de: https://www.facebook.com/encpoet/

Convocar, evocar a los viajeros que a lo largo de la historia se embarcaron y navegaron con el fuerte oleaje del mar de la palabra. Llegaron a tierra firme y siguieron su LENTO CAMINAR POR EL MUNDO, como adolescentes dilatando su ADN: poesía. Hoy seguimos encontrando a estos viajeros en las calles de siempre, siguen dilatando sus emociones con todo lo que aún nace: POESÍA EMERGENTE EN ESPAÑOL.                                                                                                                                      Antonio Roa.

A todo esto nos convocó desde su cartel la coordinadora y artista plástica del IV ENCUENTRO DE POESÍA, MÚSICA Y PLÁSTICA DE LA ASOCIACIÓN CULTURAL POÉTICA, Adriana Manuela Ruiz Gómez. Mexicana residente en Puente Genil, Córdoba.

 

IMG_3070

Fig. 2. Entrada al Exconvento de los Frailes.

La inauguración del encuentro se inició con las artes plásticas a cargo de la exposición de Víctor Almeda y coordinada por Adriana Manuela Ruiz Gómez, una exposición de collages llamada “Higiene y Eugenismo” (Fig. 4), que tuvo lugar en La Alcabala, donde a los pies del río se realizó una proyección de las imágenes hasta que la lluvia lo permitió.

 

13062187_2007249656167557_7695831491848067691_n

Fig. 3. Texto de presentación escrito por José Baena Cobos.                                   

 

Fig. 4. Cartel de presentación

Fig. 4. Cartel de presentación.

 

Durante esos dos días, también pudimos fluir con las diversas actuaciones musicales de Nameless, escogidas para la ocasión y con sumo gusto; con la voz profunda y las letras comprometidas del Sr. Chinarro y la inspiración cósmica, o mejor dicho, casi de otro planeta, de Antonio Arias.

 

Fig. 5. Zona de patio del Exconvento de los Frailes.

Fig. 5. Zona de patio del Exconvento de los Frailes.

 

Ahora que pasaron unos días y he podido asimilar un poco la experiencia, pienso en cómo algunos definen el caleidoscopio: «En la memoria del hombre, ninguna invención y ningún trabajo, ya sea dirigido a la imaginación o al entendimiento, jamás producirá un efecto como tal». Porque no todos los días tengo la oportunidad de reunir gota a gota, como la lluvia que caía sobre las dos de la madrugada de ese sábado siete de mayo, difícil de olvidar, a diferentes autores (Fig. 6) para hacerles dos preguntas escogidas para Salto al reverso sobre el encuentro en el que estábamos. Era una oportunidad que no iba a desperdiciar.

¡Vamos allá!

 

Joaquín Baños

¿Qué tipo de ADN poético tiene que tener un poeta para hacerse hueco en La Galla Ciencia?

Pues la verdad es que no necesita ninguno en concreto. El más contaminado posible, a día de hoy, lo peor que le puede ocurrir a cualquier poeta es acudir a cualquier sitio con síntomas de exquisitez. Hay que tener una mente  y unos ojos muy abiertos.

La Galla Ciencia presenta, normalmente, sus números en eventos o recitales poéticos. ¿Qué ha supuesto sumergirse en uno de ellos y qué consecuencias traerá para futuros encuentros, concretamente en Puente Genil?

 Sí, lo de Puente Genil ha sido, en los dos años que llevamos con el proyecto literario y con la revista en papel, quizás el evento más importante en el que hemos estado muy a gusto y en el que, como en todos los demás al fin de cuentas, se trataba de abrir puertas a nuevas colaboraciones, nuevas ideas, a recibir impresiones de nuestros propios lectores. A nosotros, y es algo que buena parte de nuestros amigos aprecian del proyecto, nos mueve nuestra vocación universalista. No nos movemos solo en nuestro entorno más cercano. De hecho, nuestra revista se presenta antes fuera que en la ciudad de Murcia. Este número cinco, que hemos presentado aquí en Puente Genil, antes de presentarse en Murcia se presentó en Alicante y ha paseado ya por varias ciudades. Nuestra vocación es seguir un poco con este ánimo, seguir conociendo gente y abriendo mundo.

 

Noelia Illán

No te voy a preguntar qué es la poesía o por tu papel en La Galla Ciencia. Daré un paso más. ¿Qué hace La Galla Ciencia en un encuentro de poesía en un lugar de cuyo nombre…?

Pues compartir. Nos encanta compartir. Intentamos movernos fuera de Murcia porque aunque casi todos somos murcianos o de la zona de Alicante y Murcia, nos gusta movernos, salir, conocer gente, crear lazos, una red de amigos porque un día La Galla no estará, pero esos amigos seguirán estando. Llevar la poesía donde nos quieran tener. Compartir, sobre todo eso, compartir.

En este viaje, ¿qué Verbos por dentelladas llevas anotados en tu libreta y qué has guardado en tu mochila? ¿Te servirá más adelante?

De hecho, espero el año que viene, y sin lluvia, estar aquí. Lo que hacen Adriana Manuela Ruiz y Antonio Roa me parece alucinante. Lo que tenéis montado aquí es chulísimo, muchísimas ciudades, y no solo pueblos, quisieran tener esto: el compromiso, la devoción y sobre todo el que la gente del pueblo se implique. Se implica todo el pueblo.  Independientemente de que hayamos vendido más o menos revistas, me llevo eso, el calor de la gente y que Puente Genil me parece un pueblo súper chulo.

 

Juan de Dios García

Desde tu puesto de codirector en El coloquio de los perros, ¿cómo se vislumbra el panorama emergente de la poesía en español?

 De una manera deslumbrante, teniendo en cuenta, precisamente, el concepto de lo español: poetas de habla hispana tanto en el territorio de España como en todo el territorio hispanohablante. No solo los países tradicionalmente hispanohablantes, sino también con lengua cooficial como Belice o poetas hispanos que residen o han nacido en Estados Unidos. Es una emergencia absoluta y muy interesante. Es el inicio de una etapa histórica para la poesía en español.

Caminando lento, siendo Nómadas en el mundo para llegar a algún Ártico casi tan lejano como este. ¿Qué se encuentra un poeta con una trayectoria y un recorrido como el tuyo hasta llegar aquí?

 Creo que es la confianza en sí mismo como escritor. Lo primero es encontrar tu voz, saber ser consciente de que tú tienes una voz poética. Una vez alcanzada esa voz poética intentar mantenerla, desarrollarla, profundizarla y ahí está  el “consagrarse”. El sentir profundamente la confianza en ti mismo como escritor cuando esculpes un poema, que quede la obra de arte lingüística mejor posible y que se eternice. Ese es el fin de la consagración como poeta.

 

Ángel Manuel Gómez Espada

¿Por qué mares surcaron y surcan Los hijos de Ulises?

 Son unos mares realmente incómodos porque, como he explicado alguna vez, Los hijos de Ulises no es un libro que habla desde el presente ni desde el pasado, habla desde el futuro; entonces son unos poemas que les hablan a nuestros nietos. Nuestros nietos serán Los hijos de Ulises. Serán esos trashumantes a la deriva y que no saben hacia dónde van porque todo está demasiado perdido. El libro es un manual, o tenía la intención de serlo, para explicarles que estamos a tiempo de cambiar el mundo y que no vayan a esa deriva ni a esos mares cenagosos y oscuros.

Lo que has vivido aquí en este encuentro, ¿es todavía un espejismo que necesita de algún que otro canto de sirenas para asentarse?

 Lo digo desde el cariño, es el segundo año que llevo participando en estos encuentros que formidablemente estructura, organiza y orquesta Antonio Roa. Hay algo mágico en Puente Genil y en estos encuentros. Creo que tengo un poco la clave, pero aún  no lo he descubierto del todo, me gustaría tener más oportunidades para descubrirlo. Hay una magia especial porque es un público bastante entregado, es un público atento, es un público respetuoso y eso, a la hora de vivirlo como autor, o como poeta, es muy importante. Mira la hora en la que estamos hablando tú y yo y están aquí clavados como un reloj con ganas de más, y si les das más ellos aguantan. A pesar de la lluvia de este año que ha deslucido un poco el encuentro, con lo que no se podía contar en ningún momento, la estructura del patio y del entorno del encuentro es maravilloso y propicio para esa magia de la que hablamos antes. Espero que esa magia no se pierda con el discurrir de los años.

 

Natalia Carbajosa

¿A quiénes crees que debería hipnotizar las mil historias que narra ese cuentacuentos marroquí en Tu suerte está en Ispahán?

A todas las personas porque todos necesitamos que nos cuenten cuentos. Es un bien de primera necesidad, no es un lujo.

¿Has reunido en este IV Encuentro los ingredientes necesarios para, según palabras textuales, «percibir eso que no se puede describir y que te conecta a un tiempo con las cosas de aquí y las que no están a nuestro alcance»? ¿Crearás algún paisaje poético a partir de ellos?

Sin duda, ha sido un momento muy especial, una especie de conjunción cósmica aquí en Puente Genil, la que hemos vivido estos días. ¿Dejará poso y saldrá fruto poético? Creo que sí, pero nunca lo puedo asegurar del todo porque es la musa caprichosa la que lo decide por mí.

 

Cecilia Quílez

¿Qué has indagado y a qué has renunciado en Escruturaciones (Ejemplar Único)?

Más que indagar, lo que he hecho ha sido jugar con las palabras para olvidarme del significado etimológico principal de la misma e incluso jugar entre unas y otras palabras para formar una acepción nueva que se ajustara a una idea nueva de lo que yo quería reflejar. Y la idea que yo quería reflejar, para que sea más simple explicarlo, era darle otro significado tridimensional a un concepto determinado, a un sentimiento determinado o a una forma determinada de estar en el mundo. Escruturaciones es jugar un poco con las palabras, hacer una mezcla e inventar alguna palabra sin más pretensión que el propio significado que le quisiera dar; y si además eso llega a la gente que lo lee, pues mucho mejor.

En el cartel de este IV Encuentro encontramos una inmensa ola. Junto con tu Memoria salina y este oleaje artístico que confluye aquí, ¿te has sentido como La hija del Capitán Nemo?

Siempre voy a ser La hija del Capitán Nemo. El homenaje que le hago a mi padre con La hija del Capitán Nemo creo que era merecido, pero siempre me queda algo más. Esto es igual que las mareas, suben y bajan y nunca sabes qué conchas te van a dejar en la orilla, ni sabes los tesoros que puede haber ahí o los despojos que pueden quedar después de una tempestad. Creo que por mi condición de haber nacido en el sur y ser la hija de alguien que ha cultivado las artes, las letras, la música y que era,  y es, muy parecida al personaje de Julio Verne, no sé si me lo he ganado, y tal, pero me siento la hija del Capitán Nemo.

 

Raquel Lanseros

¿Hacia dónde te llevan ahora Las pequeñas espinas son pequeñas y qué proyectos a corto plazo tienes previstos?

Algunos confesables y otros inconfesables, pero no por nada, sino porque siempre me da miedo que se gafen antes de tiempo. Entonces digamos que estoy con un poemario, con traducciones, con un proyecto bastante importante dentro y fuera de España y no te soy más precisa porque según vayan ocurriendo las cosas las iré diciendo. Pero muchas, muchas cosas. Parece que Las pequeñas espinas siguen siendo pequeñas.

En una entrevista dijiste que «la poesía no deja de ser hija de la vida» ¿Te ha traído el agua y la vida (y la lluvia) hasta este encuentro para flotar en esta ola poética y artística?

Es cierto que la poesía es hija de la vida como todo lo que hacemos los humanos y este fin de semana en Puente Genil, es la primera vez que estoy en Puente Genil.  He estado en casi todas partes de Andalucía, pero nunca había pasado por aquí. Así que sido un placer, y un honor, estar con mis compañeros. Disfrutar de la lluvia que parece ser que aquí es muy raro, pero qué casualidad que haya coincidido, y dejar que nos empape todo este arte que hay contenido en este maravilloso lugar.

 

Manuel González

Para llegar hasta aquí, ¿qué tipos de Cicatrices en los tobillos te han salido?

Muchas a lo largo de la vida. Además son necesarias para seguir viviendo, para seguir adelante, para crearse nuevas ilusiones a raíz de las que han muerto. Las cicatrices siempre son necesarias.

¿Cómo ha sido para ti pisar tierra firme tras navegar, fluir y emerger durante dos días junto a los poetas presentes?

Este tipo de festivales son muy bonitos porque lo que tienes sobre todo es el contacto con el público. Ellos te ven, dejan de creer en el personaje que ven en el libro y conocen al autor personalmente y creas un vínculo afectivo muy bonito que perdura durante mucho tiempo. El público de poesía es un público muy fiel, te sigue siempre.

 

Fig. 6. De izquierda a derecha: Antonio Roa, Joaquín Baños, Noelia Illán, Adriana Manuela Ruiz Gómez, Raquel Lanseros, Manuel González, Samuel Jara, Neiver Astudillo , Cecilia Quílez, Ángel Manuel Gómez, Víctor Almeda, Alicia Baena y Manuel Fabián Trigos Baena.

Fig. 6. De izquierda a derecha: Antonio Roa, Joaquín Baños, Noelia Illán, Adriana Manuela Ruiz Gómez, Raquel Lanseros, Manuel González, Samuel Jara, Neiver Astudillo , Cecilia Quílez, Ángel Manuel Gómez, Víctor Almeda, Alicia Baena y Manuel Fabián Trigos Baena.

No hay que fantasear mucho para ver un espectáculo caleidoscópico con diferentes tonos, y varias voces, que al actuar de forma simultánea hicieron del IV Encuentro una experiencia inolvidable.

Mi más profundo y sincero agradecimiento a los organizadores del IV Encuentro así como a cada uno de los autores entrevistados.

Anuncios

Un pensamiento en “Espectáculo caleidoscópico en el IV ENCUENTRO (Puente Genil, España)

  1. Pingback: Espectáculo caleidoscópico en el IV ENCUENTRO (Puente Genil, España) – Emociones encadenadas

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s