Gotas


Y allí me hallaba, mirándola fijamente, con deseo y anhelo; acariciando con mis ojos esa silueta perfecta, tan sutil, tan suya.

Y allí se hallaba ella, mirándome fijamente, mientras sonreía; notando como esa transparencia convertía cualquier infierno en cielo, nuestro cielo.

Yo reflejándome en ella y ella en mí.
Haciendo el mundo minúsculo, pues ella era mi mundo, y yo el suyo.

Yo tan yo y ella tan elegante, sin perder ni un hálito de compostura a expensas de la muerte. Pues ella no entiende de reglas, y menos del réquiem y de sus siguientes pasos.

Yo tan efímero y ella tan eterna.
Sé que nuestro amor durará poco, allende la vida, allende este texto.

Anuncios

8 pensamientos en “Gotas

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s