Deposición de materiales por evaporación


No hay nada mejor para un sábado por la mañana
que desayunar con un choque de trenes en el televisor.
Hablamos de un accidente terrible
que te impida mojar el cruasán en el café, por un momento.
Y qué decir si, en lugar de un incidente de tipo mecánico,
se trata de un atentado en una capital. Una muerte así de insaciable
que se propague irremediablemente como un huracán,
desperdigando sangre y ropa por el suelo;
porque los muertos pierden siempre la ropa.

Y hacer más café mientras en el televisor
la voz grave de una corresponsal se esfuerza por ocultar
la excitación del trabajo bien hecho. Y apurarlo
a sorbos ya frío —el café— mientras el recuento de muertos
huye del suelo como un temblor, aunque insuficiente
para saciar el apetito que disimulo con una sacudida de cabeza,
así; de un lado a otro, al calor de la luz del televisor
que descompone las imágenes en un vapor que flota en el salón
y cristaliza en la superficie fría de la pared, en capas
de alegatos capaces de retorcer esta noche a mi gusto
—durante la cena con amigos— para embadurnarles de datos precisos
y dramáticas opiniones que me basten para salvarles.

No parar de hablar y beber para entonces, hasta olvidarme
lo suficiente de mi cuerpo para tragar toda la sangre
que deja este nuevo ataque a los valores fundamentales
de la Unión. Y que el sonido de palabras como paz o crueldad
—la disparidad da lo mismo— golpee en el espejo del salón
hasta hacerlo crujir y quedar en él yo solo frente a mí,
viéndonos las caras, contemplándome igual de desesperado
por conmover que un televisor colgado en la pared de un hospital
un sábado a primera hora de la mañana.

Cierra los ojos. No habrá más oscuridad.
Pray for Ferrol.
Je suis Ferrol.

Blog Amenaza de derrumbe

 

Anuncios

5 pensamientos en “Deposición de materiales por evaporación

    • Muchas gracias. Las dos últimas líneas es un pequeño homenaje a mi ciudad, que se va a la mierda, la anterior una reflexión acerca de lo que poco importa que mantengamos los ojos abiertos o no para no enterarnos de nada.

      Le gusta a 1 persona

  1. Me gustó mucho, se siente la denuncia, pero no por el hecho de hacerla la técnica pierde valor. En estos momentos (creo yo), hay que denunciar, y por esto me alegra y hasta me alivia este texto.

    PD: Apunte de quisquilloso nomás, cuando ponés: “-el café-“, no es realmente necesario, ya queda claro.

    Un abrazo!

    Me gusta

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.