Bernarda octogenaria


Duerme apaciblemente sosteniendo
el alba en sus respiraciones: uno-dos,
uno-dos, uno-dos, uno-dos, uno-dos.
La noche la acurrucó entre la luna y la
corola de una dama de noche. Sobre ella
dormía como una amiga en el cuarto de
invitados. Bombea de forma asistida un
pulmón artificial enchufado a la corriente.
Insufla el aire a su nariz e inyecta la presión
necesaria. Sobreviene la viveza que pesa en
los cuerpos desgastados. La cama algodonada
cruje a su movimiento. Bernarda habrá cumplido
más de la ochentena de años cuando haya perdido
el luto, los prejuicios y el miedo al opresor.

Anuncios

Un pensamiento en “Bernarda octogenaria

  1. Pingback: Bernarda octogenaria — SALTO AL REVERSO – Emociones encadenadas

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.