A Neruda


(I)

Yo no tengo mar,
rocas negras de horizonte,
tampoco el sonido
de su andar.

Mis palabras desprendidas
hablan de mujeres
en gloria y majestad.
Yo no las toco
como el mar a sus pies.

Yo no tengo casa,
hablo por la piedra tallada
a imagen y semejanza
de la soledad.

Mis palabras en alegría
sustentan a sus seres
de los que escribe en saciedad.
Yo no las rozo
como el amor en revés.

(II)

Yo no tengo bronce
para repicar en su corazón
de mar y búsqueda,
tampoco la madera
santa de arena su casa.
Acá el refugio
adolece de buena armonía.
El despertador
tiene forma de campana,
pero es solo un zumbido
animado al amanecer

Mis ventanas pequeñas
solo contienen rocío,
hojas de otoño,
arañas de jardín,
aquí la caracola
huye del mar
hacia los audífonos,
su canto cacofónico
ensordece sin paz.

Jamás tendré patio
de roca y arena,
playa de quitapenas
en una garrafa de tiempo.
Beber mirando el cielo
estrellado de mar,
a la salud azul
de noches sin poemas.

Mi casa no es original,
por cuestiones de norte
al sur tiene los pies,
a la altura del mar
una pared de triste ladrillo
evoca su necesidad
de poesía de sal vívida.
Cuando extiendo mis brazos
no puedo tocar la playa
tampoco la cordillera.
En el canto de los pinos,
esa enredadera verde
se pierde el camino.
Del poeta mis palabras
son piedras en alivio,
la mar devuelve
las letras de tierra firme.

(III)

Yo no tengo mascarón de proa
para ensalzarme con amigos
mas tengo una mujer real
la cual guía mi destino.
No está bañada en oro
tampoco se queda quieta,
sin embargo da paz como tesoro
a sabiendas que soy poeta.
Yo no le canto a todas
cual poeta de roca negra,
a ella mi voz embelesa
cuando todo nos queda.

Su cabellera viaja por siete mares,
descansa por las noches
bajo el alero de mi cielo,
de mis ojos estrellados
entre su sonrisa de mar,
su canto de caracola
mi cuerpo revoluciona.
Sus ojos de verde mar
más bien son de campo,
llegaron a través del río
entre las piedras de la vida
hasta brillar en la mía.

Su cuerpo de sirena navega
a favor del amor,
el rocío de sus besos
hace surcos en mis labios,
mas la ola que moja mis pies
viene con ella dentro,
me acerco a la orilla,
a la comisura de la vida,
al borde de todo el deseo,
ella me salva, solo ella,
se lanza conmigo
como único destino
el mar del amor.

2 pensamientos en “A Neruda

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.