Un día malo


Somos el agua y el fuego,
la playa y la montaña.
Un barco y un velero,
el viento y la calma…
somos noche y también mañana.

A veces la piedra
de quien escondió la mano,
otras, la lengua mordida
que duerme en la boca.
También los brazos abrazados.

Hace tiempo que no soy
ni Ying ni Yang,
tampoco rojo o azul.
No me escondo detrás de banderas
porque me quitan mucha luz.

Aprendí que un día malo
es un peldaño doble,
una tarde de agosto en Sevilla.
Nada que el tiempo no resuelva
con horas y solo en una vida.

Aprendí que el dulce empalaga,
que la sal equilibra el cuerpo,
aunque suba la tensión,
y que la ensalada con aceite y vinagre
sienta mucho mejor.

Porque un día malo es el alba
de un día inolvidable.
El impuesto a la felicidad
que pagamos a plazos,
y otros, con intereses.

Un pensamiento en “Un día malo

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .