Habitando nuestro pulso


Fotografía: Klelia Guerrero García

Tan bello, que lo soñamos;
tan poderoso que asusta.
Aunque sentirlo nos gusta,
muchas veces lo alejamos
cuando entero lo observamos.
Y, si ya nos emociona,
más de un caso no funciona
de la forma que esperamos.
Pero algo de él nos quedamos,
más cuando nos disecciona.

Porque tras examinarnos
así, minuciosamente,
—haciendo a un lado la mente—
y en ese espejo observarnos
¡podemos reencontrarnos!
Este es un recordatorio
o, más bien, un rogatorio:
al pulsar, al habitarnos,
podemos ser y sanarnos…
¡Dejemos nuestro envoltorio!

Eso aplica con parejas,
profesiones, pasatiempos…
y hasta con los contratiempos.
Ante escenas disparejas,
¿ver las flores o las rejas?
Creo que de ambas se recibe
si realmente se percibe
lo que tienen para darnos:
tras desestabilizarnos,
nuestro pulso se concibe.

Un comentario sobre “Habitando nuestro pulso

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .