Hundido


El día naufragó
cuando más necesitaba concentrarme.
Entre los pliegues de las obligaciones
el día.

No soy dueña
de mis actos.
No soy dueña
de mis santos.
No soy dueña.
No soy dueña. No.

Sabrás disculpar mi sed.
Sabrás disculparme.
Tu boca arde.

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .