Tan real que murió


Es curioso cómo todo puede ser curioso.

Como todo puede ser lo que es o lo que no es.

Todo puede esconder una historia tan increíble como imposible.

Nada puede ser tan real como cualquier cuento en un libro que lleva miles de años cogiendo polvo y que, de repente, un niño le pide a un adulto que se lo lea.

Ese niño se mete dentro del cuento porque se lo cree, y recrea el mundo en su mundo y vive lo que algún día alguien vivió.

Y de repente, ese adulto suelta una risa que desvanece un pedazo de vida de aquel niño que empieza a no creer en sí mismo.

Y el cuento se convierte en cuento y pierde un latido más, y cada vez suena menos real.

El cuento más real perdió confianza en sí mismo por el qué dirán y es triste reírse de ellos.

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.