REVERSO

Comienzos – Roberto Cabral (Originalmente publicada en la Revista 1 de Salto al reverso, Comienzos).

  • Comienzos

    Este árbol, cuyos años de existencia han sido testigos
    de grandiosos comienzos:
    el ave que comienza a bosquejar su nido,
    el papá que coloca un columpio para su retoño,
    el comienzo de un moderno edificio justo frente a él,
    o el comienzo de una bella historia de amor
    entre dos adolescentes…


Es una calle – Palagrafías (Originalmente publicada en la Revista 2 de Salto al reverso, El proceso de creación).

  • Es una calle

    Estambul Té

    Es una calle pequeña entre dos avenidas. No tendrá más de 60 pasos —cortos— de largo aunque es ancha; lo suficiente para tener en el centro un jardín con dos filas de prunos a los lados. Han florecido. Es una calle pequeña teñida de rosa entre dos avenidas. Al final de ella, hay un hombre de unos «cuarenta y» cortando una ramita repleta de flores; lo hace con las manos y con delicadeza. Cuando lo consigue, se la da a su hija que debe de ser quien se lo ha pedido porque no alcanza; nada más dársela, sonríe y se la acerca a la nariz para olerla. Toda la calle huele así. Después, se van andando despacio por la calle rosa agarrados; el, a su hija y ella, a su ramita. Mientras, un mirlo oculto sobre un pruno canta. El mirlo y el pruno. El mirlo y el pruno. Canta. SUCEDE, como diría Pablo Neruda en el primer verso de un poema. Todo esto sucede en la esquina de una calle pequeña mientras tomo un té de jazmín al sol en la terraza de un bar. Es un momento sencillo y hermoso —pienso—, mientras remuevo el azúcar haciendo sonar el vaso como una campanilla. Pero no quiero pensar más; porque si pienso más la melancolía me arrebata el corazón, porque sé que pronto caerá el sol entre los edificios y el frío vendrá con las sombras; que las flores se marchitarán dando paso a las hojas; que el mirlo se callará para ir a picotear la tierra en busca de alguna lombriz; y el hombre de «cuarenta y» ya no tocará más —delicadamente— una rama porque su hija, su niña, se ha hecho mayor tan pronto. Por eso no quiero pensar más; solo quiero sentir el calor del sol en la piel mientras se mezclan los olores de la calle pequeña y el jazmín —mientras— pasa la gente, —mientras— el té se enfría. Ahora.


Habítame – Elvira Martos (Originalmente publicada en la Revista 3 de Salto al reverso, Obsesiones).

  • Habítame

    Habítame.ElviraMartos

    Habítame.


Imagen de fondo: Habítame, por Elvira Martos.

Somos una comunidad, comenta y responde

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .