Do mayor


Do mayor

Y así fue como Do se volvió mayor.

Anuncios

¡Impulso azul!


Impulso azul 2

Convierte tu dolor en ira.

Las valkirias


Las walkyrias

 

Ángeles de guerra son,
con espada en mano
o puño armado,
guerreras de corazón.

Poderosas de espíritu
y de cuerpo sobrehumano.
Dominantes como leonas
y fieras como tigresas.

Sus voces rugen en los cielos
cual trueno ensordecedor,
y sus piernas en el suelo
estremecen a los guerreros.

Escudos de valientes sus trofeos,
hojas de olivo adornan sus cabellos.
Ellas son las armas
y sus alabardas el complemento.

¡Ay de sus varones engendrados!
porque al matriarcado pertenecen.
Pero de exquisitos manjares han gozado
y los placeres de los dioses tienen.

Sus pechos blindados son
calderas de aceite hirviendo.
¡Tenaz debe ser el varón
que esté bajo sus senos!

Piernas con núcleos de acero
y músculos de cobre embobinado.
De su vientre nacen dioses de hierro
y entre sus muslos solo dignos han estado.

El arma perfecta


El Arma perfecta

Ya era el mes de agosto del 2005 de la era cristiana. Tenían todo listo en la Ciudad de Solaris. Habían trasladado todos los implementos desde el norte, donde se realizan todos los desarrollos de tecnologías hacia el centro. ¿La razón? En Solaris existe un volcán inactivo que según estudios puede reactivarse en cualquier momento y, como la ciudad es bastante poblada, decidieron aprovechar su energía y mantenerlo controlado siempre.

Balzak Dragonheart, general de las fuerzas Reasoning, y su equipo levantaron toda la infraestructura para disparar El arma: laboratorio, cuartel de máquinas y potencia, centro de control y comandos, etcétera; todo esto cerca de las faldas del volcán.

El arma perfecta estaba completamente ensamblada y lista para ser disparada a la Tierra. Angeline Maxwell y su equipo habían decidido el blanco de prueba: latitud: 30 grados norte, longitud: 180 grados, en el Pacífico Norte, donde era seguro dispararla sin ocasionar daños.

El arma está lista —indicó Balzak.

—Ataduras de emergencia, listas —indiqué yo, vía radio desde la zona de lanzamiento.

Jacob, ¿cómo va todo allá abajo? —preguntó Angeline.

—Todo está listo desde ayer, Angie, sin novedades. ¡Ya quiero ver esta cosa en acción! Quiero saber de qué es capaz —respondió Jacob con toda la confianza… una confianza que jamás se le había conocido.

—¡Compórtese, comandante! Cambio y fuera —respondió Angeline, al parecer disgustada por ser llamada por su nombre de pila o algo así, supongo, no le pregunté, obviamente no era el momento.

La orden de disparar estaba a punto de ser dada, había un ambiente de tensión. Podía suponer lo que sucedía allá arriba… y allá abajo, era extraño ver a Angeline tan nerviosa y a Jacob tan confiado estos últimos días, simplemente no era algo de ellos. A Balzak, si quieren saber, le daba igual, pues otra misión más grande que esta le aguardaba de nuevo en Silicon Valley, pero esa es otra historia.

—¡Atención! Protocolo de lanzamiento iniciado, se disparará el arma en treinta segundos —advirtió Angeline mientras las luces de todo el lugar se cambiaban a azul.

—Treinta segundos para el lanzamiento —indicó una voz en off.

Angeline se acercó a su esposo, Balzak, y le dijo en voz baja:

—Cariño, ¿estás seguro de esto? Tenemos menos de treinta segundos para abortar, no sabemos realmente lo que esto pueda desencadenar…

—Descuida, todo está cautelosamente medido. Además, tenemos que hacerlo. No sé cómo me vaya esta vez en Silicon Valley, cada vez se pone más difícil y cada vez se consumen más recursos; necesitarás de apoyo y las mejores armas aquí. No sabemos lo que se avecina, aunque al parecer Jacob tiene una ligera idea y, bueno, todo lo que podamos hacer en pro de nuestro mundo, como extraer esta energía extra de Solaris, nos beneficiará.

—Veinte segundos.

—Aún así creo que esta arma es demasiado… ¿podremos controlar todo este poder? Es decir, todo está estudiado, pero es la primera vez que se hace una prueba real… y al mundo exterior… ¡a la Tierra! No lo sé… —suspiró Angeline.

—Diez.

—Pues prefiero… —contestó Balzak mientras el conteo finalizaba.

—Nueve.

—Experimentar de esta forma…

—Ocho.

—Que dejar que nos hagan daño a nosotros.

—Siete.

—Si Jacob nos da información fidedigna…

—Seis.

—Lo cual comprobaré en Silicon valley…

—Cinco.

—Vale la pena tener las mejores armas…

—Cuatro.

—A nuestro favor…

—Tres.

—Y dispararlas cuando sea necesario.

—Dos.

Angeline miró con una expresión de nostalgia las pantallas, como si mirara todos los recuerdos en su mente y buscara una motivación para hacer lo que estaba haciendo.

—Uno.

Desde afuera se veía resplandecer el flujo de energía desde el interior del volcán hacia el cañón que dispararía el arma justo ahora.

—Cero… Ignición.

—…

Un silencio inundó la sala de comandos. Mientras, afuera el estruendo de El arma saliendo del cañón hacía honores al poder que viajaría desde Blacks Gaea hacia la Tierra.

Los cielos de la Tierra se abrieron, pero inesperadamente uno de los monitores dio la alerta:

—General, ¡El arma presenta una desviación de la trayectoria! Impacto en dos minutos y veinticinco segundos: Latitud: 30 grados norte. Longitud: 90 grados oeste.

—¡¿Qué?! —Se sobresaltó Balzak—. ¡Lancen las ataduras!

—Enseguida, general —respondió el monitor de inmediato.

El plan de contingencia estaba siendo llevado a cabo, si bien las ataduras para El arma no le devolverían la trayectoria, al menos la contendrían. Las luces rojas se encendieron en todo el lugar, teníamos una situación de alarma y entre todos buscábamos el error, ¿qué fue lo que desvió la trayectoria de El arma?, ¿alguna variable no tomada en cuenta entre los cálculos? ¿Sabotaje? ¿Sobrecarga o fallo en alguna parte del sistema?
Mientras se hacía todo ese análisis, se pudo observar un error demasiado exacto, como si alguien lo hubiera manipulado: la longitud cambió de 180 a 90 grados, lo cual sonaría a un error de sistemas pero otro análisis confirmó que la trayectoria estaba siendo resultante de la intervención de fuerzas externas, lo cual era extraño, pues se previó la intervención de las fuerzas gravitacionales del Sol, la Luna y la misma Tierra, el campo magnético de la Tierra, su rotación, e incluso una variable añadida por Jacob: las fuerzas desconocidas de El triángulo dorado.

—Vaya vaya… ¡Miren qué tenemos aquí! —dijo Jacob entrando a la sala de comandos.

—¿Qué haces aquí? ¡No se supone que debes estar pendiente allá abajo! ¿Acaso tú provocaste esto? —exclamó Angeline poniéndose detrás de su esposo, el general a cargo.

Todos por un momento pensaron que Jacob había saboteado todo.

—Abajo todo está bien, todos los sistemas están bien, de hecho. El arma perfecta es —pronunció Jacob la palabra «es» con un acento muy enfático— ¡perfecta! Y al contrario de lo que creen, en mi reporte indiqué todas la variables a considerar, y a lo sumo ustedes tomaron en cuenta solo la de El triángulo dorado.

—¡Pero son variables muy complicadas para fuerzas insignificantes en esta trayectoria! —exclamó Balzak—. Si hubiese una interferencia serían de unos cuantos minutos o a lo mucho dos grados en las coordenadas de destino. ¡Lo teníamos cubierto!

—¿Y olvidan de qué está hecha El arma en cuestión? ¿Cuál es su propósito? ¡Necios! No hacen caso a la voz de la experiencia —reiteró Jacob.

—Si sabías que esto iba a ocurrir, ¿por qué no lo mencionaste?, ¡¿por qué te quedaste tan tranquilo?! —cuestionó Balzak.

—Porque me da igual, para mí no hay error, porque de todas formas va a haber justicia y ¿no es eso lo que quieren hacer con El arma? ¿Hacer justicia? —inquirió Jacob, mirando los monitores con una sonrisa y viendo cómo las ataduras trataban de contener el poder de El arma.

—¡Maldición! Pero integrar esas variables al cálculo sería imposible, ¿sabes cuántos supercomputadores se necesitarían para hacer una matriz de ecuaciones 42x42x42x21 y que simulen la trayectoria? —preguntó Balzak—. Y para unas fuerzas que pueden ser consideradas cero, ¡no es aceptable!

—Ya te lo dije —reiteró Jacob—, considerando las propiedades de El arma, todo es diferente, hará «limpieza» a su paso… ¡y miren! Todo está saliendo bien, El arma está cumpliendo su propósito sin errores. ¡Ja, ja, ja!

—General —interrumpió el monitor—, El arma se está estabilizando gracias a las ataduras, pero se están generando fuerzas desconocidas en la coordenada: latitud: 25 grados norte, longitud: 70 grados oeste.

—¡El triángulo dorado! —exclamó Balzak mirando el mapa en la pantalla satelital—. El arma fue desviada por El triángulo… ¿cómo saber que se iba a activar justo cuando nosotros dispararíamos El arma?

—¡Tenemos que detener esto! —dijo Angeline—. Iré a recobrar El arma, quizás su conciencia provocó las fuerzas de El triángulo y ahora están interactuando.

—¡No! Esa idea tuya es muy arriesgada —la detuvo Balzak—. No soportarías las fuerzas dimensionales en la trayectoria, además, lo que ocurra en la Tierra con sus propios fenómenos no es responsabilidad nuestra.

—¿Y el daño de nuestra arma no es nuestra responsabilidad? —le respondió Angeline.

—¿Y el daño de las armas de la Tierra en nuestro mundo? ¿Quién se preocupó por nosotros en su momento? —interrumpió Jacob.

—¿Tienen otro plan de contingencia? ¿Dejarán que sea absorbida por El triángulo? Iré por El arma —concluyó Angeline.

—Está bien… —dijo Balzak con mucho pesar—. Espero que tu entrenamiento te permita soportar toda esa presión.

—Ya dejen la culpa y contemplen: ¡El arma perfecta! —exclamó Jacob mirando las pantallas principales.

El arma estaba ahora en la posición. Latitud: 30 grados norte, longitud: 90 grados oeste, y las ataduras estaban tratando de contenerla. Justo detrás de ella, en El triángulo dorado, las corrientes de aire empezaron a aglutinarse en un solo ojo, era posible que algo grande estuviese por ocurrir.

Angeline llegó rápidamente a la base de lanzamiento donde yo estaba.

—Preparen un siguiente disparo, estoy lista —dijo Angeline via radio a todos los canales.

Podría haber ido yo, su fiel servidor, pero no sabemos qué me ocurriría en semejante sumatoria de fuerzas, podría haber ido Balzak, pero sus atributos dimensionales simplemente no soportarían la trayectoria. Así que la única apta para la misión era Angeline. Creímos que no tendríamos que recurrir a ello, pero al parecer Angeline ya estaba lista desde mucho antes para una misión de emergencia como esta.

—Blacks, ¿estarán bien sin mí? —me preguntó Angeline, subiendo al cañón.

—Lo harás de nuevo, ¿cierto? —le respondí.

—Quemar mis alas hasta volverlas cenizas… es lo mío, soy una Guerrera Legendaria —me supo decir.

Los siguientes treinta segundos fueron incluso más largos que el lanzamiento anterior. Todos sabíamos que nuestra general de defensa podría contener el arma y parar todo, pues sus primeros experimentos con el prototipo de El arma perfecta habían salido con los mejores resultados, de lo que no estábamos seguros era de si podría soportar el viaje dimensional de ida y vuelta.

El lanzamiento fue todo un éxito, tal como el primer. Nuestra general llegó al punto, pero no podía contener a El arma, pues aún no habíamos descubierto el fenómeno del «Impacto fantasma» y pues… eso fue exactamente lo que le ocurrió, las oscilaciones en su existencia le dificultaban tomar El arma y traerla de regreso. En cambio, El arma perfecta resulta ser «perfecta», porque contiene información comprimida y compilada con éxito en los limitados datos existenciales que contienen la vida en la Tierra. En cambio, nuestra general Angeline Maxwell, es de dimensión superior y tiene que luchar contra los estragos de sostener su existencia en las limitadas dimensiones del mundo en cuestión.

Siete días después del desastre y el caos, Angeline volvió, trajo de regreso El arma, desgastó todas sus energías empujándola hasta traerla.
Con un ala y varias costillas rotas y algunas hemorragias internas siendo tratadas, Angeline permaneció 42 días en cama, aún así, ella piensa que su sufrimiento fue poco en comparación con las 1836 vidas perdidas y, de no haber intervenido, el daño sería aún mayor.

Y así, El arma perfecta fue probada, y habrá que ajustar las ataduras para que no pierda el control, y también estudiar las características de su conciencia sobre otras fuerzas no estudiadas en dicho ajuste.

Y luego de que este proyecto no tuviera nombre por tanto tiempo, se le bautizó como los científicos de la Tierra lo hicieron con la catástrofe asociada a los efectos de El arma perfecta: Katrina.

Escrito e ilustrado por:
Blacksmith Dragonheart

1. En el principio, esto es lo que recuerdo


Recuerdo

2. Mi mente estaba oscura y desordenada. 3. Y sin saberlo creé mi primera arma

Prototipo de «El arma perfecta»


The Prototype

Prototipo de El arma perfecta, sellado y congelado, debido a que el modelo es demasiado contundente e inestable para ser lanzado al exterior.

Técnica: tinta sobre opalina.
Por: Blacksmith Dragonheart

Máx. Katana


Max Katana

Bardiel desenfunda la Máx. Katana.

¡Y con un solo movimiento horizontal de la «Máximum Katana», Bardiel barrió todo el campo de rosas!

Una a una caían las frondosas rosas carmesí, inmediatamente luego de que sus raíces fueran cortadas y se marchitaban apenas tocaban al suelo.

Todos estábamos tristes, todos, incluso el viejo Jacob. ¿Cómo habíamos llegado a esto? Bardiel, un capitán intachable, tirando abajo un hermoso jardín de rosas rojas, las más hermosas que se hubiesen plantado jamás en Blacks Gaea. Teníamos que volver a adornar ese jardín con lirios de origami, para que volviera a ser el siempre hermoso campo de flores de papel.

—¡Ánimo, chico! —abrió la comunicación Jacob, dirigiéndose a Bardiel— algún día tenías que hacerlo… podría haberlo hecho yo con mi lanzallamas, pero mira cómo se marchitan y se hacen polvo sin mucho esfuerzo —dijo, refiriéndose a las rosas—. No cabe duda que este trabajo era para ti, ¡es impecable!

¿Y qué era lo que hacía que las rosas desaparecieran? ¿La espada? ¿Bardiel? ¿O se trataban de rosas falsas, o de algún espejismo?
Bueno, las rosas eran genuinas, por eso todos estábamos tan tristes de que ese hermoso rosal hubiera sido destruido. El secreto estaba entre la espada y su esgrimidor.

La Máximum Katana es parte de un juego de dos espadas que fueron forjadas en los volcanes, muy cerca del Corazón de Blacks Gaea. Las dos katanas tienen las mismas características, misma cantidad de vueltas, misma aleación, mismo acabado, excepto en su longitud. La Máximum Katana es larga y la Mínimum Katana es corta.

Y se las forjó con forma de katana, al estilo japonés, por el corte limpio que ofrece y por la habilidad necesaria que debe tener el espadachín para su correcto uso.

No se trata de un simple par de armas para matar, el juego de espadas fue creado para armar a dos guerreros que serían elegidos para algo llamado «La Última Misión», en la cual las espadas jugarían un papel estratégico y defensivo, algo parecido a la misión que Bardiel acababa de terminar.

Bardiel fue seleccionado para esta arma gracias a su insistencia y avance en su entrenamiento. Si bien es uno de los guerreros más pequeños de Blacks Gaea, el entrenamiento que tuvo lo volvió sumamente hábil en el manejo de espadas. Luego, gracias al cumplimiento de algunas misiones importantes, se calificó para recibir la Máximum Katana.

Y así fue como Bardiel cumplió su primera misión con esta arma. Era penoso verlo hacer esto, pero él lo pidió. Aprendió que su principal misión, aquello para lo que había nacido y que deseaba cumplir con todas su fuerzas, no se resolvería al primer intento. Y para eso se le había otorgado la Máx. Katana, para cortar con los vestigios que quedaran de cada intento. Se le podría haber dado un hacha o un lanzallamas, pero Bardiel no era un bárbaro y debía tener un arma acorde a sus habilidades. Además, algo hermoso como un jardín de rosas no podría ser eliminado de esa forma, tenía que desaparecer al instante, y para eso estaba la Máximum Katana.

—¡Alerta! Todos a sus puestos  —esta vez quien abría la comunicación era Angeline— ,  la Damisela de las Rosas Rojas se aproxima a El Cable una vez más.

—¿Es en serio? —respondió Jacob de inmediato— ¡Pido permiso para abrir fuego!

—No te apresures, Jack —respondió Angeline.

—Seguro se trata de una trampa. Además, ya es mi turno de actuar —justificó Jacob.

—¡Concedido! Jacob, al primer hechizo atacas con todo, no te dejes burlar. Bardiel, regresa a las barracas. Gracias, Angeline, cambio y fuera —corté la comunicación y esta vez dejé que Jacob se encargara.

Ya era suficiente para Bardiel. No es que no sea lo suficientemente fuerte, al contrario, a él lo necesitábamos para misiones más importantes.

Ah sí, corrí antes de que la última rosa se desvaneciera, tomé un pétalo y lo contuve en una burbuja. No podía salir sin ganar nada luego de esa escaramuza, tenía que estudiar la magia de esas rosas reales demoníacas. Son hermosas, pero drenan demasiada energía de nuestra santa tierra. Y para eso fue creada la Máximum Katana, para preservar nuestras dulces nubes de canción de cuna y poder ver nuestros atardeceres púrpura sobre nosotros.

BLACKSMITH DRAGONHEART