Prototipo de «El arma perfecta»


The Prototype

Prototipo de El arma perfecta, sellado y congelado, debido a que el modelo es demasiado contundente e inestable para ser lanzado al exterior.

Técnica: tinta sobre opalina.
Por: Blacksmith Dragonheart

Anuncios

Máx. Katana


Max Katana

Bardiel desenfunda la Máx. Katana.

¡Y con un solo movimiento horizontal de la «Máximum Katana», Bardiel barrió todo el campo de rosas!

Una a una caían las frondosas rosas carmesí, inmediatamente luego de que sus raíces fueran cortadas y se marchitaban apenas tocaban al suelo.

Todos estábamos tristes, todos, incluso el viejo Jacob. ¿Cómo habíamos llegado a esto? Bardiel, un capitán intachable, tirando abajo un hermoso jardín de rosas rojas, las más hermosas que se hubiesen plantado jamás en Blacks Gaea. Teníamos que volver a adornar ese jardín con lirios de origami, para que volviera a ser el siempre hermoso campo de flores de papel.

—¡Ánimo, chico! —abrió la comunicación Jacob, dirigiéndose a Bardiel— algún día tenías que hacerlo… podría haberlo hecho yo con mi lanzallamas, pero mira cómo se marchitan y se hacen polvo sin mucho esfuerzo —dijo, refiriéndose a las rosas—. No cabe duda que este trabajo era para ti, ¡es impecable!

¿Y qué era lo que hacía que las rosas desaparecieran? ¿La espada? ¿Bardiel? ¿O se trataban de rosas falsas, o de algún espejismo?
Bueno, las rosas eran genuinas, por eso todos estábamos tan tristes de que ese hermoso rosal hubiera sido destruido. El secreto estaba entre la espada y su esgrimidor.

La Máximum Katana es parte de un juego de dos espadas que fueron forjadas en los volcanes, muy cerca del Corazón de Blacks Gaea. Las dos katanas tienen las mismas características, misma cantidad de vueltas, misma aleación, mismo acabado, excepto en su longitud. La Máximum Katana es larga y la Mínimum Katana es corta.

Y se las forjó con forma de katana, al estilo japonés, por el corte limpio que ofrece y por la habilidad necesaria que debe tener el espadachín para su correcto uso.

No se trata de un simple par de armas para matar, el juego de espadas fue creado para armar a dos guerreros que serían elegidos para algo llamado «La Última Misión», en la cual las espadas jugarían un papel estratégico y defensivo, algo parecido a la misión que Bardiel acababa de terminar.

Bardiel fue seleccionado para esta arma gracias a su insistencia y avance en su entrenamiento. Si bien es uno de los guerreros más pequeños de Blacks Gaea, el entrenamiento que tuvo lo volvió sumamente hábil en el manejo de espadas. Luego, gracias al cumplimiento de algunas misiones importantes, se calificó para recibir la Máximum Katana.

Y así fue como Bardiel cumplió su primera misión con esta arma. Era penoso verlo hacer esto, pero él lo pidió. Aprendió que su principal misión, aquello para lo que había nacido y que deseaba cumplir con todas su fuerzas, no se resolvería al primer intento. Y para eso se le había otorgado la Máx. Katana, para cortar con los vestigios que quedaran de cada intento. Se le podría haber dado un hacha o un lanzallamas, pero Bardiel no era un bárbaro y debía tener un arma acorde a sus habilidades. Además, algo hermoso como un jardín de rosas no podría ser eliminado de esa forma, tenía que desaparecer al instante, y para eso estaba la Máximum Katana.

—¡Alerta! Todos a sus puestos  —esta vez quien abría la comunicación era Angeline— ,  la Damisela de las Rosas Rojas se aproxima a El Cable una vez más.

—¿Es en serio? —respondió Jacob de inmediato— ¡Pido permiso para abrir fuego!

—No te apresures, Jack —respondió Angeline.

—Seguro se trata de una trampa. Además, ya es mi turno de actuar —justificó Jacob.

—¡Concedido! Jacob, al primer hechizo atacas con todo, no te dejes burlar. Bardiel, regresa a las barracas. Gracias, Angeline, cambio y fuera —corté la comunicación y esta vez dejé que Jacob se encargara.

Ya era suficiente para Bardiel. No es que no sea lo suficientemente fuerte, al contrario, a él lo necesitábamos para misiones más importantes.

Ah sí, corrí antes de que la última rosa se desvaneciera, tomé un pétalo y lo contuve en una burbuja. No podía salir sin ganar nada luego de esa escaramuza, tenía que estudiar la magia de esas rosas reales demoníacas. Son hermosas, pero drenan demasiada energía de nuestra santa tierra. Y para eso fue creada la Máximum Katana, para preservar nuestras dulces nubes de canción de cuna y poder ver nuestros atardeceres púrpura sobre nosotros.

BLACKSMITH DRAGONHEART

Escudo familiar Dragonheart


escudo familiar DRAGONHEART

Si deseas saber más sobre este escudo familiar, entra aquí.
Y tú, ¿tienes un escudo familiar?

Blacks Gaea, la madre de «La Razón»


BlacksGaea

Jenny y las jóvenes contemplan el mapa de Blacks Gaea.

***

-Nombre de la misión: «Ángel 01»

-Comandante: Dark Warrior Jacob Dragonheart

-Objetivos:

  1. Encontrar un guerrero(a) especializado para usar El Pentagrama.
  2. Llevar al guerrero elegido al corazón de Blacks Gaea para obtener El Pentagrama.
  3. Volver a Córdoba y enviar al guerrero elegido con El Pentagrama para iniciar con la fase dos de la misión: «Ángel 02».

***

El viejo y experimentado Jacob ya iba por el segundo objetivo de la misión. El guerrero a quien había elegido era Jenny Pascal, una guerrera elemental del agua que estaba entrenando en las artes de la luz muy cerca de Córdoba.

Llegaron a Blacks Gaea mediante el portal de Jacob, y para llegar al corazón de la tierra tenían que viajar mucho en dirección al oeste, pues llegar allí no era nada fácil. Caminaron muchos días y pasaron por muchos pueblos y también por muchos obstáculos en cada desierto que cruzaban, pero gracias a la escolta de Jacob, no tuvieron problemas para pasar. Finalmente, cuando ya tenían la entrada al corazón de Blacks Gaea a la vista, solo quedaba un reino por atravesar.

Ese día empezó a llover, y al pisar la tierra que se veia árida y desértica, se descubría una tierra negra y humífera.

Al atravesar el reino se encontraron con unos sacerdotes que iban escoltados por una compañía de al menos 100 soldados armados con nada más que alabardas, sin escudos.

Cuando vieron a Jenny y a Jacob, los sacerdotes rápidamente pidieron al capitán que detuviera a todos, y este así lo hizo. Luego, la sacerdotisa mayor le pidió al capitán que recibiera a Jacob y le pidiera permiso para que ella pudiera hablar con él. El capitán se acomidió ante la solicitud, corrió hacia Jacob y se puso en posición de firmes con el respectivo saludo militar:

—¡Buenas tardes, comandante! Capitán Kirchhoff a sus órdenes, puedo preguntar, ¿a qué se debe su grata visita?

—Buenas tardes, Capitán —contestó Jacob amablemente—. Estoy en una misión especial, sólo eso puedo informarle.

—Entiendo —asintió el capitán—. Señor —repuso—, la sacerdotisa mayor solicita que los recibamos a usted y a su acompañante. Dicen que necesitan hablar con ustedes.

—Aceptaremos su hospitalidad, pero por ahora no tenemos nada que hacer con nadie de este pueblo —insistió Jacob, cambiando la mirada de amable a una fija hacia el grupo de sacerdotes.

Jenny se quedó perpleja y, para esto, la sacerdotisa ya había avanzado hacia ellos.

—Usted debe ser el Gran Jacob Dragonheart del que hablan las leyendas —dijo la sacerdotisa con un tono muy amable—, héroe de guerras y vencedor de grandes bestias, lo admiramos. Pero con todo respeto debo advertirle que su tiempo aquí debe ser corto, deben marcharse en cuanto antes.

—¿Pero qué? ¡¿Por qué?! —exclamó Jacob, enojado.

—Venga, vamos al templo y le explico con toda calma —le respondió la sacerdotisa mientras le tomaba la mano al viejo cascarrabias de Jacob tratando de calmarlo—. ¡Está lloviendo como nunca!, eso es bueno para la tierra, pero nosotros ya no queremos seguirnos mojando —finalizó.

En cuanto la sacerdotisa mencionó lo de la lluvia, la cara de Jacob cambió de inmediato. Entonces le pidió que se apresurara y que lo que tenía que explicarle se lo explicara rápido y en privado. Y así fue; llegaron al templo, los recibieron con mucha hospitalidad y uno de los clérigos guió a la sacerdotisa y a Jacob a una sala privada.

Mientras Jacob y la sacerdotisa hablaban en privado, Jenny era atendida por las jóvenes del templo. Todas ellas la miraban con mucha atención, sus caras eran como de encanto y sorpresa al mismo tiempo.

Jenny conversaba con algunas de ellas sobre el templo, lo que estudiaban y en pocos minutos se empezaron a conocer. En eso, un grupo de ellas comentaba algo aparte:

—Dile tú.

—Nooo ¡Tú!

—No, yo no.

—Ay no, me pongo nerviosa…

—Tú, Laria, tú eres la más inteligente.

—¡Ay ya! Yo le digo. —Se levantó Laria.

Entonces Laria se acercó a Jenny y le preguntó:

—¿Sabes? Hay algo que aún no te hemos dicho, pensé que sólo era yo, pero todas pensamos lo mismo… por eso es que nos veías cuchichear a ratos.

—¿Y era sobre mí? —inquirió Jenny.

—Sí, pero nada malo, no te preocupes, es solo que nos ponemos nerviosas porque no eres de aquí y no sabemos cómo lo tomes… lo que pensamos de ti.

—¡Dícelo, dícelo ya! —exclamó una de ellas mientras se amontonaban y se sentaban en la alfombra alrededor de Jenny.

—¡Bueno ya! —dijo la atrevida Laria—. Es que nos sorprende que una guerrera tenga ese espíritu tan apacible, y tu armadura nos recuerda a la diosa Blacks Gaea de la que hablan nuestros libros…

Entonces las jóvenes le contaron sobre el nacimiento de Blacks Gaea, su tierra madre.

—Cuentan las antiguas leyendas que la diosa madre creó la tierra y luego descansó en su corazón: el corazón de Blacks Gaea, ¡a donde ustedes van! —dijo Laria emocionada—. Y muchos años después, encarnó en una mujer valiente y de gran carácter, de brazos fuertes y caderas anchas. Y su nombre fue Eamy Blacksmith…

—¿O sea que Blacksmith es un apellido? —interrumpió Jenny.

—Sí, claro que sí —le contestó la joven.

—¿Y ustedes creen que yo soy esa Eamy? —preguntó Jenny.

—No precisamente, quizás eres su hija, su elegida. Dime, ¡viniste aquí elegida por Jacob! ¿Cuál es tu misión?

—No puedo decirlo, es secreto. —Se encogió Jenny.

—Mmm… —pensó Laria.

—¿Vienes para pelear al lado de Jacob y los otros guerreros legendarios por el control de todos los reinos? —preguntó otra de las jóvenes—. Porque las profecías dicen que a cambio de un guerrero elegido, vendrá de otro mundo una gran guerrera con poder y gran gloria y vencerá a todos los guerreros legendarios y tomará el control de todos los reinos de Blacks Gaea a conforme lo haga el guerrero elegido en otros mundos.

—¡No seas morbosa! —le interrumpió Laria.

—¡No! Sí es cierto, porque decían que llovería por fin en estos desiertos. —corroboró otra.

—Pero esas eran las profecías del Rey Edipo de Solaris, que fue asesinado por el mismísimo Jacob que habla ahora con nuestra matriarca —aclaró Laria—. ¡Te falta leer más, querida…! ¡Ah sí! Eso me faltaba contarte, pero estas me interrumpieron. Luego de que la diosa encarnara, la tierra empezó a generar fenómenos sin orden y sin sentido, entonces la diosa puso sus puños en la tierra y dio a luz un hijo que en el idioma primitivo se pronuncia Balzak o Balsac… ¡como sea! y significa «La Razón» o el razonamiento, y gracias a él hubo orden en estas tierras, se formaron reinos y hubo paz, se estructuró una jerarquía de régimen militar y él fue el primer General. Y al mismo tiempo otras leyendas decían que Balzak tendría una hermana, porque haría falta equilibrio; pero nunca se supo nada de ella… y pues, lo que pensábamos todas, a excepción de esta morbosa, es que tu serías esa hermana perdida que aparecería.

Y todas empezaron a hablar:

—Yo leí que habría un gran terremoto… pero no ha pasado nada…

—Creo que por eso mismo la matriarca quiere que se marchen.

—Dicen que Jacob es el hermano gemelo de Balzak.

—No, Jenny sería su hermana.

—¡No!, Jenny debería ser la elegida, ¡se ve muy fuerte!

—Sí, porque Jacob es un viajero del tiempo… Porque… porque mató al Rey Edipo y también ganó muchas guerras antes de que naciera Balzak.

—Otros dicen que Jacob es un demonio…

—¡¡¡Ya bastaaa!!! —exclamó Jenny levantándose—. Menos mal que no estaré por mucho tiempo aquí, buscaré a Jacob y le pediré que me saque de aquí en cuanto antes. ¡Y si es que se puede, solo tomaré El Pentagrama, me iré y no pasará nada!

—¿El Pentagrama? ¿Vienes por un pentagrama? —le preguntó Laria mientras que un súbito silencio inundó toda la sala.

—Ups… —dijo Jenny, encogiéndose de hombros.

—Aaahhh… con razón que vienes escoltada por Jacob… si no no sería tan sencillo tomar uno de los tesoros del corazón de Blacks Gaea. ¡Ahora todo tiene sentido! —exclamó Laria con ese brillo en los ojos que le salta a alguien cuando termina un rompecabezas.

—Si tan solo nos hubieras dicho eso desde el principio… ¡y no nos hubieras hecho especular tanto! —mencionó otra, tratando de aguantarse la risa—. Ja, ja, ja.

—Esos pentagramas suelen ser muy poderosos, pero en las manos correctas; pues alguien como Jacob no podría hacer nada con ellos. Ahora vemos por qué te eligieron, tú eres el elemento perfecto para ese tipo de armas —dijo Laria a Jenny, mientras se ajustaba los anteojos con el dedo índice.

—Bueno, espero que estén contentas de saber por qué estoy aquí —finalizó Jenny, retirándose de la habitación en busca de Jacob.

—Espera, quieras o no, una de nosotras debe escoltarte, es nuestro deber serviros —replicó Laria, levantándose y tomando distancia a lado de Jenny.

—Gracias —dijo Jenny, aceptando los servicios de la joven.

Mientras se iban a buscar a Jacob a la otra sala, Laria miraba con mucha atención a Jenny y pensaba: «¡Esta es una guerrera muy fuerte! Me pregunto por qué no será la elegida, o por qué viene a una misión tan simple como tomar un Pentagrama con la escolta de Jacob. Voy a terminar mis estudios aquí y me enlistaré para ser una de las guerreras más fuertes… ¡Seré más fuerte que Angeline! ¡Y más fiera que Jacob! Quizás llegue a ser la guerrera elegida, o quizás la guardiana que enfrente a una elegida. ¡Quiero ser eso que de equilibrio a «La Razón» de Blacks Gaea…! No sé realmente a dónde me lleven las oportunidades, pero quiero estar entre los mejores y ¡mi esfuerzo me llevará muy lejos! Quiero ser elegida por el espíritu de Blacks Gaea… quiero poner equilibrio a su «Razón». Quiero reinar o ayudar a reinar esta tierra, ¡quiero poner a prueba a guerreras fuertes como esta!».

Radicales alas alcanas


Radicales alas alcanas

­

I

Reinas BlacksGaea con ímpetu,
espíritu, pasión e integridad.
Lograste encontrar tu forma etérea
mejor que cualquier guerrera espiritual.

II

No esperaba te vuelvas etérea físicamente,
pero elevaste tus radicales alas alcanas.
Ahora eres etérea químicamente
cuando el oxígeno en tu mente es el arma.

III

Tu físico es fulminante y ardiente
y a mis tierras da atmósfera tu alma,
tu cuerpo en el mío es fuego inminente
que hasta mi espíritu dejas en llamas.

Armas de Oriente


armas de oriente

Pequeñas armas para empezar a entrenar tu mente. ¿Las conoces?

La petición de Cronos


Balzak vs Cronos

El dios de lógica Balzak a punto de chocar sus cargas de energía para anular la flecha de Cronos.

De vez en cuando recibo visitas ilustres en mi taller. A veces son magos, guerreros, dioses, alquimistas y un gran etcétera. A veces vienen en persona. Y otras, como esta que les voy a contar, me visitan usando uno de los portales que tengo en una de mis tantas salas. Es en uno de esos portales que recibí la visita de un titán.

Entre los titanes, que están incluso por encima de los dioses, existe uno que es el más influyente de todos: el titán Cronos. Cronos tenía un pequeño problema entre manos. Luego de terminar de leer el libro de los siete sellos, que nadie podía abrir, hizo una solicitud al dios de lógica, que tiene por nombre Balzak.

—¡Enano! —exclamó Cronos, con una voz retumbante, a través de uno de los portales—. Necesito que hagas una de tus transmutaciones para mi.

—Tienes suerte —le respondí con toda calma—,  justo tengo cerca a quien buscas. ¡Balzak, te buscan! —exclamé hacia afuera.

Balzak y su esposa probaban algunas armas nuevas en las barracas que están fuera del taller. Balzak respondió con emoción a mi llamado, pues hacía mucho tiempo que no tenía alguna misión realmente emocionante.

—¿Enano? ¿Y qué es lo que necesita el titán Cronos de este enano?— dijo Balzak mirando por el portal. El portal se ve como un simple espejo negro mientras no se atraviesa, así que entre los que estabamos allí en mi taller podía verse que Balzak no era ningún enano.

—Ven, te mostraré lo que necesito —dijo Cronos a Balzak.

Balzak entró al portal y estableció contacto con Cronos en una de las dimensiones virtuales donde puedes encontrarte con quien sea, con tan solo pulsar un botón. Sé que todo esto suena increíble y de ciencia ficción. Pero, como buen herrero, juro que todo es verdad.

El guerrero de lógica, Balzak, es tan solo uno de los generales más fuertes de Tierra Negra y obtuvo el título de dios de lógica cuando la reina de Castilla, sin conocerle, pudo sentir su energía incluso a través de universos de distancia.

Cronos, en cambio, es una entidad compuesta principalmente por un ser que destronó al primer Cronos y que tomó su puesto. Así como Jesús tomó el trono de Jehová (según algunas religiones), como Siddhartha se volvió un Buda, y muchos otros casos que conozco.

En cuanto apareció frente a él, Cronos fijó un reto para Balzak y le apuntó con una flecha impulsada por dos cuerdas.

—Necesito saber cómo transformar esto en energía pura, para poder manipularla a mi antojo— dijo Cronos, refiriéndose a su flecha cargada.

—¿Eso es todo? ¡Ja, ja,ja! —Balzak lanzó una carcajada.

—Sí, es todo. Solo quiero una pequeña muestra de tu poder. No necesito mostrarte todos mis planes —le contestó el astuto Cronos.

—Esto se hace así —dijo Balzak—.  ¡Lanza tu flecha!

Cronos lanzó la flecha en cuanto vio que Balzak conjuraba algo con las manos. Hecho eso, Balzak tomó las cuerdas con las que la flecha fue impulsada y, con su conjuro, las convirtió en energía pura. Cuando la flecha estaba muy cerca de él, combinó en sus brazos las energías que fueron generadas por el conjuro y las sumó en un solo rayo de energía pura, con el que anuló completamente la flecha.

Cronos quedó maravillado ante la escena protagonizada por el dios de lógica.

—¡Gracias, enano! —dijo Cronos, muy agradecido—. Ha pasado tanto tiempo que ya no recordaba esos conjuros ni como usarlos.

—Cuando quiera, señor —contestó Balzak, haciendo una venia y retirándose.

Balzak dio media vuelta y volvió al taller a través del portal.

—Ahora mis hijos y aprendices sabrán quién me ha recordado esos viejos conjuros. Balzak, lo que me has mostrado es increíble. Te has ganado mi favor —la voz de Cronos retumbó en el taller.

 Y así fue como recordé que la supremacía de un ser no está en su título. Fuese este un dios, un titán, un guerrero o un simple humano. El poder de un ser se encuentra en lo que es capaz de hacer, si lo hace.


Relato e ilustración por:
BLACKSMITH DRAGONHEART

Guardar