Vida


Paso paseando


Las piernas sutiles de quién se asustó al no saber qué hacer con ellas.
Son mías y me asusto por ello.
Si no fueran mías no pasaría nada,
paso y todo pasa.

Pero me llaman,
me escriben en la mente de mis movimientos en un espejo.

No os quiero,
no me quiero lo suficiente para poder apoyar esa creencia.

Pero lo creo.

A veces me pasa eso,
con los olores que anhelo,
los sabores que pienso,
el tacto que quiero,
las vistas que veo con los ojos cerrados.
Y a veces pienso.

Pienso y paso.
Pero esto es lo que pasa
y por ello viviré en mis paseos.

Libre


Pensar en mí con amor
Es pensar en el mundo
Con la humildad de un árbol
En el destello de una estrella fugaz
Y la paciencia de un anciano
Aguardando la muerte tras
La superación de peldaños
En todos estos años donde
El presente supera el pasado
Y ama un futuro no tan lejano
Con aromas a almas concentradas
En el apeadero de un tren
Llamado zen
Equilibrio hallado en la oscuridad de lo sagrado
Y en la luz de un trauma superado

Sin vivir viviendo


Algo falla en la ecuación.
La vida por sí sola no vale para vivir.
Requiere de momentos y de nuestra acción sobre ellos.
Entonces,
olvidémonos de la vida.
Es la variable sin sentido,
paradojas de vivir sin vida,
detalles sin vida pero que te mantienen en ella.
A ti y a tu tiempo se le puede olvidar, contar
un sinvivir,
sin darte cuenta.

Creencias


Yo soy yo

y mis creencias (¿?).

 

Siempre que te permitas

pensar libremente

y no con base en tus creencias

—o no del todo—.

 

Todo puede cambiar

si piensas.

 

No soy un hipócrita,

soy persona

y cometo errores.

 

No siempre pienso lo mismo

sobre lo mismo.

Y eso me gusta.

Soy yo conmigo

y en la comodidad con todas.

Valor


Las tormentas no son traidoras,
avisan.

Es curioso cómo lo bueno
es doble bueno sin avisar
y cómo lo malo
puede ser la mitad de malo
avisando.

Una traición vale más que mil tormentas.
No solo lo bueno vale.

R.I.P.


A veces, lo que vemos no es el lado bueno de las cosas,

es el lado conformista de ellas,

el lado que dice:

vaya mierda mi mierda; pero, oye, que vídeo más gracioso, qué majo el perro.