Caminar congénito


Solo quiero hablar del día a día,
del apresurado caminar para llegar a casa,
de la mirada cansada que no quiero capturar
y ver tu documentada marcha diaria.
No quiero molestar tu huella ya marcada,
que de solo sentir mi presencia
se podría suspender lo que ya
está establecido como camino.
Estaré atento, callado y sumiso
a tu transitar.
Para tus ojos solo seré un elemento más
de la cotidianidad de la calle.
Así podré percibir
lo congénito de tu caminar.
Miedo

Miedo


Vejez


vejez
En mi vejez perderé el miedo a las alturas.

Virginia Woolf


virginiawolf

Un café nos espera…

Un café nos espera…


Que…


Que la sola muerte no sea simbolo de freno,

ni de olvido.

Que nuestro alejamiento sea usado en nuestra contra,

que tu mirada se enlace con lo humano.

En lo humano estaré yo.