Animales tras el muro


Entonces a ojos de los ángeles,

los del azul cielo y los del fuego eterno,

seremos animales agachados

junto a los muros de cualquier noche.

Y también de esos otros ángeles.

De los demonios que respiran tras el muro.

Foto Propia
Anuncios

Guirnaldas


Era yo y el barro

(así me engañaba),

después tú me encontraste

con miserables guirnaldas de autor,

adornando mi egoísta vida.

Tú fuiste mi precipicio,

mi lugar donde salvarme.

Tú.

Fotografía por Kari Basanta.

Línea de vida


Porque importa cada yo defendido con egoísmo,

esos juegos de ametralladoras tan luminosas,

de guerras en el televisor,

la angustia de un anciano que levanta la cabeza,

y pregunta: «¿Dónde estoy, dímelo por favor?».

Ese es el final;

el cariño que ya no lo esperas.

Fotografía de Kari Basanta @kari_basanta

Redes


Las redes de acero

se marcan en mi rostro de cristal.

Mientras el mágico poder de un perfume

dibuja globos dorados arriba;

desde el sótano donde fue exiliado,

me conmueven los recuerdos, ya solamente.

Las olas 1


Los rostros tras las cortinas,

los que no hablan, los que observan.

Maraña de manos, donde difuminadas llamas se alzan,

viajando muy lejos, para refugiarte.

 

La olas llegarán persiguiendo esos caminos tan poco humanos

y los versos incombustibles.

 

Frío


El invierno de las almas es demasiado largo.

Sí, mi amor,

me habría quemado hasta derretir los cristales,

mientras te elegía como musa.

Fundirse con literatura


Fundirme hasta ver las hebras de la luz,

la que entrecruza la vida que no veo.

Escribir con un elegante dictado

menos avaro con los logros y los brillos,

que dejan los espíritus más mudos.

Ser literatura, dejando caer las hojas del otoño.