Imagen 1


¿Qué es la imagen?, ¿transparencia, identidad?

Un gran silencio.

¿Un espejo, una dictadura coloreada?

El cristal que brilla con fuerza

lleno de vacíos a la hora de acompañar.

Y al final, abandonada su velocidad,

volverás a esa mirada clara para reconocerte.

 

«Muro de John Lennon», fotografía por el autor.
Anuncios

El mundo


Bonito color el de las nubes hoy —tenemos que esforzarnos en verlo— pareciéndome unos labios surcados de fresas desde aquí abajo. Entonces salen esos buenos ánimos para un día entero, y proclamas que el hombre está limpio; es cuando crees que el destino está sin marcar y es cuando el aire se llena de colores que nadie ve mientras andas por las calles.

Aun hablando desde ese rastro de la creación, que atraviesa regiones no razonables del cerebro, existe ese aroma de una piel en una mañana de junio que lo cambia todo.

«Praga», fotografía del autor.

El dolor I


El dolor

es algo súbito y terrible,

una espera sin sueño maniatando las comisuras,

como una tuerca estrecha engrasada con sangre.

Es la marea pétrea del nervio que recorre el estómago

y el corazón en un espejo saturado de listas de espera.

El verdugo y la razón del desgraciado

abrazándose a un amago lleno de fuego que grita.

 

«Río Moldava», fotografía por @theyoungQuevedo.

Llega de nuevo


Llegará el día,

teñido de juventud y sin guirnaldas,

donde volverán a partir los barcos,

para ver arder de nuevo trirremes y ciudades.

 

(Foto del autor)

Años


Dulce nombre el de la muerte,

que nos arrastra mientras recordamos

los sueños que perdimos vivos.

Mientras los números del calendario ya no gritan

y las heridas nos ahogan por las noches.

 

(Foto del autor)

Precios


El que interrogaba callaba como un mudo. Creo que no ha vuelto a preguntar nada a sus seguidores, ni gritó ningún ideal más cuando aparecieron en escena los precios de las cosas.

 

(Foto del autor)

Aquel destierro


Al sol débil que se recorta sobre los árboles de un monte cercano, refulgen las piedras, que dolorosos colores lanzan antes de la noche. Es el momento en que una nube tapa el cielo limpio con un manto negro. Entonces pienso que no fue mala idea aquel destierro, que encontré respuestas, amor y libros envueltos en dudas, aunque nada es tan idílico como una supuesta vida en literatura. Qué hermosa mentira que no te cuentan nunca los expertos: el poeta puede ser serio, pero sobre todo austero y no vende ni come sus versos. Por eso viste traje y corbata y, educado, produce algo muy distinto a los versos.

 

(Foto del Autor)