Línea de vida


Porque importa cada yo defendido con egoísmo,

esos juegos de ametralladoras tan luminosas,

de guerras en el televisor,

la angustia de un anciano que levanta la cabeza,

y pregunta: «¿Dónde estoy, dímelo por favor?».

Ese es el final;

el cariño que ya no lo esperas.

Fotografía de Kari Basanta @kari_basanta
Anuncios

Redes


Las redes de acero

se marcan en mi rostro de cristal.

Mientras el mágico poder de un perfume

dibuja globos dorados arriba;

desde el sótano donde fue exiliado,

me conmueven los recuerdos, ya solamente.

Las olas 1


Los rostros tras las cortinas,

los que no hablan, los que observan.

Maraña de manos, donde difuminadas llamas se alzan,

viajando muy lejos, para refugiarte.

 

La olas llegarán persiguiendo esos caminos tan poco humanos

y los versos incombustibles.

 

Frío


El invierno de las almas es demasiado largo.

Sí, mi amor,

me habría quemado hasta derretir los cristales,

mientras te elegía como musa.

Fundirse con literatura


Fundirme hasta ver las hebras de la luz,

la que entrecruza la vida que no veo.

Escribir con un elegante dictado

menos avaro con los logros y los brillos,

que dejan los espíritus más mudos.

Ser literatura, dejando caer las hojas del otoño.

Creer


Tú solo creerás en mis besos,

como una división entre pasiones y preguntas.

Pasado el tiempo solo crees en ellos.

Y aquel árbol orgulloso se habrá inclinado sobre el camino,

el del atardecer y donde descansabas.

 

Aguaceros


Hay un aguacero de sueños

que dejarás pasados los años.

En cambio, piénsalo,

si te dejaras llevar sin buscar las respuestas,

habría sol algunos días más.