Verdor


IMG_1444

Verdín de musgo,
violeta de esmeralda,
verde mi vergel.


 

Ejemplares de violeta (Viola odorata) en un cantero cubierto de musgo en Montevideo.

Cada mañana


Cada mañana pegajosa veo levantarse una sensación pesadamente omnipresente. Me gustaría decir que simplemente me siento un escéptico con las historias del mundo, pero debo reconocer que mi escepticismo es algo forzado, me sirve de defensa para olvidar mis vacíos y se borra cuando me toca el amor, o miro con ternura, o guardo un recuerdo con demasiado cuidado, es como un diapasón que no reverbera ante una melodía, olvidándose de esos despertares cotidianos junto al puntual despertador.

Senos y flores


Dibujo y poema de Juan Machín.

Para Cristal, mi musa.

109145037_2378966772407446_4983138431412172291_n

Senos y flores,

mi novia platónica,

luces y sombras.

Tatuada


105670139_291873051862833_145981297486083331_n

Dibujo y senryu de Juan Machín.

Para Cristal, mi musa.

 

Mano tatuada,

filigrana de tinta,

cubre tu seno.

Amo las curvas


103832856_628213187792504_2955116403023105913_n

Dibujo y senryu de Juan Machín.

Para Cristal.

 

Amo las curvas

de la geometría,

después de tu cuerpo.

Sutiles sombras


104629705_1599527443548273_436751192029447831_n

Dibujo y senryu de Juan Machín.
Para Cristal.

Sutiles sombras

dibujan en tu cuerpo

sueños, deseos.

Silencio, se escucha


IMG_20200619_215045

Foto: ©Merche García

Caen las gotas al laguito de la fuente
en suave cadencia
graznan las gaviotas al despedir el día
se oye el roce de cubiertos y platos
a la hora de la cena
murmuran las voces al oído
sin querer romper
el silencio
este bendito silencio.
De pronto, tañen, imponentes,
las campanas de la catedral.
Son las diez. De la noche.