Pacifista


A falta de toro y astas
tomé resolución por fantasía.

Un error tras otro,
después.
Una flojera,
primero.

He descansado
antes que la guerra.

A puro pan, a puro té…


“Hay dos panes. Usted se come dos. Yo ninguno. Consumo promedio: un pan por persona.” (Nicanor Parra)

Nos repartíamos el pan
de las estadísticas,
pero el hambre
no era imaginaria.

Del mendrugo
comíamos las sombras,
en sus bolsillos
guardaba las miguitas.

Sólo alcanzaba
para dos cosas el hambre,
una era para soñar,
olvidé la segunda.

Pan y té.
Amargo el pan,
amargo el té,
sin mantequilla el pan,
sin azúcar el té.

Valor


Las tormentas no son traidoras,
avisan.

Es curioso cómo lo bueno
es doble bueno sin avisar
y cómo lo malo
puede ser la mitad de malo
avisando.

Una traición vale más que mil tormentas.
No solo lo bueno vale.

Nudos


Uno de atar
requiere la locura.
Un descosido,
el parche
que por arte de kintsugi
haga del remiendo,
orfebrería.

R.I.P.


A veces, lo que vemos no es el lado bueno de las cosas,

es el lado conformista de ellas,

el lado que dice,

vaya mierda mi mierda; pero, oye, que vídeo más gracioso, qué majo el perro.

Cada mañana


Cada mañana pegajosa veo levantarse una sensación pesadamente omnipresente. Me gustaría decir que simplemente me siento un escéptico con las historias del mundo, pero debo reconocer que mi escepticismo es algo forzado, me sirve de defensa para olvidar mis vacíos y se borra cuando me toca el amor, o miro con ternura, o guardo un recuerdo con demasiado cuidado, es como un diapasón que no reverbera ante una melodía, olvidándose de esos despertares cotidianos junto al puntual despertador.

Senos y flores


Dibujo y poema de Juan Machín.

Para Cristal, mi musa.

109145037_2378966772407446_4983138431412172291_n

Senos y flores,

mi novia platónica,

luces y sombras.