Cada mañana


Cada mañana pegajosa veo levantarse una sensación pesadamente omnipresente. Me gustaría decir que simplemente me siento un escéptico con las historias del mundo, pero debo reconocer que mi escepticismo es algo forzado, me sirve de defensa para olvidar mis vacíos y se borra cuando me toca el amor, o miro con ternura, o guardo un recuerdo con demasiado cuidado, es como un diapasón que no reverbera ante una melodía, olvidándose de esos despertares cotidianos junto al puntual despertador.

Senos y flores


Dibujo y poema de Juan Machín.

Para Cristal, mi musa.

109145037_2378966772407446_4983138431412172291_n

Senos y flores,

mi novia platónica,

luces y sombras.

¿Quién se queda el Starbucks?


Quédate el gato, que nunca lo quise,

me llevo a mis tías que no te quisieron,

toma las copas de nuestro quinto aniversario,

yo me quedaré la almohada que dice «Tquiero».

Quédate con la misa de domingos,

yo iré por las tardes de los sábados.

Para ti, los cines en miércoles,

para mí, los bares de lunes.

Aprópiate las noches de juegos de jueves,

y haz lo que quieras los martes y viernes.

Ve a misa los sábados o bebe los lunes,

pero no te presentes en Starbucks jamás.

Toma en tus manos la ciudad,

quédate todos los cuartos de hotel,

rompe el cronograma,

mata la rutina que nos mató,

quédate todo lo que vos querás.

pero deja para mí el Starbucks por favor.

No te acerques nunca jamás,

es mío, por Dios, solo mío ese lugar.

no llegues a pedir ni para llevar,

que Starbucks es mío por derecho de antiguedad.

Tatuada


105670139_291873051862833_145981297486083331_n

Dibujo y senryu de Juan Machín.

Para Cristal, mi musa.

 

Mano tatuada,

filigrana de tinta,

cubre tu seno.

Amo las curvas


103832856_628213187792504_2955116403023105913_n

Dibujo y senryu de Juan Machín.

Para Cristal.

 

Amo las curvas

de la geometría,

después de tu cuerpo.

Yermo


Muertas las hojas,
entre las ramas secas,
nidos vacíos.

Guirnalda del faro en la tormenta


A Belén Bermejo

Una guirnalda
de caracolas bermejas
cuelga del faro.
Parpadea
y se enciende
a las seis.
Ninguna gaviota
perderá el rumbo
antes de llegar
a la costa.
Aunque se avecine
la tormenta,
la luz estará prendida.