Cronopio esmeralda


Tiempo de pasar,
momento de cultivar,
hora de regar.


Un reloj pulsera caído en desuso se acuna entre el follaje de las plantas rastreras en un patio montevideano, como vestigio de un duende travieso que todavía pulula por los parques.

Sin vivir viviendo


Algo falla en la ecuación.
La vida por sí sola no vale para vivir.
Requiere de momentos y de nuestra acción sobre ellos.
Entonces,
olvidémonos de la vida.
Es la variable sin sentido,
paradojas de vivir sin vida,
detalles sin vida pero que te mantienen en ella.
A ti y a tu tiempo se le puede olvidar, contar
un sinvivir,
sin darte cuenta.

Tautograma S


Siete siglos Sputnik surcó superficies siderales.

Sufrió soledades sobre sí, solamente suplicios sintió.

Sputnik se sorprendió, Skadi sonrió, SATURNO SALUDÓ:

«Say sayonara».

SATURNO SE SUICIDÓ.

SATURNO SANGRÓ.

Su sangre salpicó sobre su sien.

Sputnik se sonrojó.

Sputnik sedujo. Skadi saltó sobre Sputnik:

Sexo sideral.

Sensualidad satelital.

 

 

Viajeros


photo-1591361640288-af8d5cebb344

Imagen: Slava Bowman

Callas. Existes solamente en la quietud de este universo silencioso. En ese tiempo donde vuelo, lejos del bullicio de una multitud sin brújula que atraviesa mi alma transparente tratando de llevarse tu color, tu risa, mi sueño.

Duermo. En ese espacio cincelado de locura siempre te encuentro, cerca o lejos, ayer, mañana o siempre… Y cuando llegue el día no despertaré, habito esa mirada perdida entre el amor y la dicha.

Respiras. En cada curva de esta piel verás crecer un jardín infinito. Imagino el aroma que desprende tu beso, esa flor que desnuda mi cuerpo.

Sueño. Soplaré esta nube maldita del calendario, mojando de lluvia los días en que no estás, dejando una marca en cada paso donde te pienso. Para que no te pierdas, para que se escriban las hojas de este corazón.

Somos viajeros atrapados en una coincidencia llamada tiempo. Te veo y no sé dónde estás. Te quiero y ya no importa.

Soy de este lugar vacío, sin mapa y sin destino. Sin ti.

 

Valor


Las tormentas no son traidoras,
avisan.

Es curioso cómo lo bueno
es doble bueno sin avisar
y cómo lo malo
puede ser la mitad de malo
avisando.

Una traición vale más que mil tormentas.
No solo lo bueno vale.

R.I.P.


A veces, lo que vemos no es el lado bueno de las cosas,

es el lado conformista de ellas,

el lado que dice:

vaya mierda mi mierda; pero, oye, que vídeo más gracioso, qué majo el perro.

Tenía


Tenía algo.

Tenía.

Algo sigue siendo mejor que mucho,

sí, al menos así,

él tenía muta en tener.

Tener sin poseer.

Tener un presente por derecho propio,

por la propia vida,

sin reflejos ni sombras

ni luz.

Solo ser por ser

que es igual a imaginar

y con ello poder desear sin poseer.

Sentir la realidad e imaginar en ella

es vivir y querer vivir.

Pero a veces se quiere

sin querer vivir.

(Tenía algo de vida en mis sueños.

Tenía).