Acuario


Insomnio incómodo


Un vacío silencioso
estampa una madrugada
el retrato de una reflexión
pensamientos sentidos
que a la nada llevan
y de la nada vienen


Insomnio controlado
por una mente mentirosa
—o ingeniosa—
depende quién la mire
insomnio relajado

mientras latente
a la espalda
está esperando la agonía
de sentirse cansado
una vez más

Todo está al mínimo
nada es lo que era
nunca nada fue nada

Viviendo a la espera
de esa agonía
cayendo en pesadillas
y sueños
con sabor a caramelo
agridulce
sabiendo que cualquier cosa
es mejor
que estar despierto
o mejor dicho.

Cualquier cosa es mejor
que ser consciente
que mandar sobre ti mismo
que ver el tiempo correr
y saber que existe el aburrimiento

Mudanza


«Mudanza», por Donovan Rocester

«Cuando la guerra termine,
¿qué será de los caballos lisiados,
de los carros rotos
y de los soldados muertos?».
Cleopatra, la alquimista

I

Suena en mi mente

la estrofa recurrente

de la misma canción.

 

«Hace frío

y estoy lejos de casa.

Hace tiempo

que estoy sentado…

 

…sobre esta piedra.

Yo me pregunto:

¿para qué sirven las guerras?».

 

II

Suena en mi mente

la pregunta recurrente

cuestionando qué soy.

 

Soy mis sueños.

Soy mis canciones.

Soy mis temores.

 

Soy mis marcas.

Soy mi tristeza.

Soy mi fortaleza.

 

III

Suena en mi mente

el eco recurrente

de mis inquietudes.

 

Soy mis caídas.

Soy mis heridas.

Soy mis partidas.

 

Soy lo que extraño.

Soy lo que llamo.

Soy lo que amo.

 

IV

Suena en mi mente

el llamado recurrente

de la vida en la maleta.

 

Soy mis flaquezas.

Soy mis rarezas.

Soy mi procedencia.

 

Soy lo que llevo.

Soy lo que dejo.

Soy lo que suelto.

.

.

.

La claridad de mi ser…

…es una noche fría…

…y el frío me da consuelo…

Desierto


Recovecos oscuros


«Recovecos oscuros» (collage y pintura), serie «Azules y Rojos, pasado continuo».
«Su marido se encontraba desaparecido desde el inicio de la guerra. Y de eso ya había pasado más de un año.
Un buen día empezamos a notarle el embarazo. Y mientras iba creciendo su tripa, se incrementaban a su vez los rumores malévolos, los insultos en voz queda y las miradas de reprobación y lascivia.           
Fue la comidilla del pueblo esos años en lo que no había nada que llevarse a la boca.
  Tiempo después, y solo al acabar la guerra, descubrimos que muchos de aquellos maridos, hijos, mujeres, vecinos o primos que dábamos por huidos o desaparecidos, realmente habían estado durante todo ese tiempo, escondidos en habitaciones dobles tapiadas con armarios o estanterías y en cobertizos o zulos en medio de la nada.          
Algunos salían en mitad de la noche para estar junto a los suyos; otros habían permanecido años encerrados en antros y agujeros a los que no llegaba luz alguna.           
El marido de la mujer embarazada había sobrevivido dentro de un pozo gracias a que su esposa le llevaba comida y cargaba al hijo de ambos rodeada de murmuraciones e insultos. Mientras ella callaba».

Densidad indiferente


Lo denso abruma

la vitamina huye de cada alimento

con ello mi cerebro

solo tengo vacíos

entre tanto sonido

sin voz

La gente se cansa antes

ya no saben qué gritar

si no a los derechos

o por unas rebajas dignas

Al final da igual

nadie hace caso

o sí

pero da igual

Escribe en un minuto


Escribe en un minuto
un poema
que diga: que calle,
que lata en trece palabras;
que caiga como pétalos de cerezo,
que produzca hormigueo,
que flor de tilo y mares en furia y semillas creciendo.
Escribe con sutura de doctor palabras
que nunca se besarían;
que no sabes decir,
que solo rozas como brisa y aran
su olor en la memoria, 
y que te hagan sentir que tienes alma.
Escribe por ejemplo:
He salvado un gorrión 
en un garaje.
Cuando lo cogí me acordé de ti.
Regué árboles
en verano.
Lo demás no importa.