Semillas de la codicia


brick_stone_blocks_building_material_construction_solid_black_and_white_photography_bw-622812

«Black stones», Pxhere (CC0).

Sigo recibiendo lecciones de la guardiana del libro que encontré. En esta ocasión me contó otra leyenda humana de la que jamás había oído, una sobre unas tales semillas de la codicia:

Son conocidas en el mundo de la alquimia como objetos malditos, aunque los practicantes de vudú las sienten como una bendición de poder. Lo cierto es que las semillas de la codicia son unas pequeñas piedrecillas cúbicas de color negro que los practicantes de vudú descifran para contactar al ente en su interior.

Los practicantes de vudú, dependiendo de su habilidad, son capaces de descifrar la naturaleza de aquellos entes y hacer pactos con ellos para obtener poder, objetos o habilidades que de otra forma no podrían conseguir. Los requisitos de las semillas de la codicia van aumentando en su dificultad de obtención, así como en la crueldad necesaria para cumplirlos.

Los practicantes de vudú pronto se dan cuenta que, una vez que se adentran en el  proceso de descifrar una semilla de la codicia, su sed de sangre aumenta. La programación de la semilla es muy sencilla y consiste en un mahou para crear un ente artificial que ayuda a amplificar y utilizar la sed de sangre y los sentimientos agresivos de la persona influenciada y canalizarlos en la destrucción violenta de cualquier emisión de energía que tenga parecido alguno con la alquimia sagrada.

El creador de las semillas de la codicia es el mismo que el de la raza de seres interdimensionales conocida como Los Limitantes. Las instancias, o formas presenciales, de Los Limitantes son agentes sin voluntad ni conciencia, debido a que no están técnicamente vivos. Por tanto, no pueden reclutar ni adoctrinar asesinos que los ayuden en su misión de reprimir cualquier forma de alquimia. Para llevar a cabo dicha tarea, las semillas se vuelven una herramienta útil para conseguir agentes involuntarios. Esto lo logran a través del mecanismo de los requisitos de las semillas, que gradualmente llegan al punto de pedir cantidades de sangre o partes corporales de alquimistas, cuya obtención lleva inevitablemente a su violento asesinato.

Muchos alquimistas, o practicantes de artes similares, han perdido la vida a causa de la labor de las semillas de la codicia, siendo asesinados para luego ser utilizados como ingredientes humanos por parte de los practicantes de vudú que desean más del oscuro poder que ofrece la semilla. Un alquimista correctamente entrenado debe conocer no solo de la existencia de dichas semillas, sino también detectar su presencia y la que proviene de los rituales de vudú activos a su alrededor.

Luego de que me hagas unas cuantas preguntas, terminaremos. Será todo lo que te enseñaré por hoy.

Luego de mostrarme telepáticamente una imagen muy clara de las semillas de la codicia, y una sensación que pretendía mostrarme cómo se sentía la energía de un ritual de vudú, la guardiana del libro se despidió y cerró el libro. Luego de ver y sentir lo que Cleopatra me mostró, no me quedaron ganas de preguntar nada. Era una sensación abrumadora y oscura que Cleopatra llamaba sed de sangre. Se sentía como agujas electrificadas invisibles intentando clavarse en mi piel. Jamás olvidaré esa sensación. Jamás quisiera sentirla de nuevo.

.

.

.

Reportó para ustedes, el #21.

Anuncios

Los dioses mayores


Sigo revisando el extraño libro que apareció en las bodegas de mi oficina. Ciertas secciones parecen detallar el funcionamiento de una disciplina conocida como alquimia. En otras, en cambio, aparecen leyendas de las que nunca había leído. Esta en particular llamó mucho mi atención:

En el principio de los tiempos solo existía el Dios Absoluto. Este dios, que gobernaba sobre la nada, llegó a ser el único ser viviente y dedicó una cantidad indeterminada de tiempo a estudiarse a sí mismo.

Como resultado de sus estudios, el Dios Absoluto  descifró su propia esencia y, haciendo uso de este conocimiento, se dedicó a la tarea de automatizar el proceso que llevaría a la creación de las diferentes dimensiones. Luego de iniciado el proceso, el Dios Absoluto se dedicó a contemplar el espectáculo de la formación de los universos materiales con todas sus maravillas y misterios.

Luego de la creación de los universos materiales, el Dios Absoluto descubrió que, accidentalmente, había creado el plano astral. Se dio cuenta de que su conocimiento de sí mismo no era completo, que le faltaba descifrar un componente de su propia existencia. Fue entonces cuando descubrió de la existencia de su propia alma.

Una vez completado el estudio de su alma, el Dios Absoluto decidió empezar los preparativos para lo que sería su obra más grande: la creación de la vida. El Dios Absoluto concentró toda su energía y su esencia en siete puntos de su cuerpo y, usando el brillo que emanaba de esos puntos, creó lo que llamó semillas de la vida y las dispersó a lo largo y ancho de los universos que había creado.

Sin embargo, y como un efecto secundario totalmente esperado por él,  la existencia misma del Dios Absoluto se fraccionó en siete partes. Esas siete partes tomaron conciencia propia y llegaron a existir de forma independiente del Dios Absoluto. Como última muestra de su presencia, el Dios Absoluto los llamó hijos y les encomendó el cuidado de su más reciente creación: la vida.

Así fue como nacieron los dioses mayores.

Estos siete dioses se separaron y se dedicaron a explorar los universos creados por su padre. Unos exploraron los universos materiales, otros exploraron los planos astrales. Otros se enclaustraron para estudiarse a sí mismos, siguiendo el ejemplo del Dios Absoluto.

Cierto día, los intereses de ciertos dioses mayores entraron en conflicto; y dos de ellos se declararon la guerra. Los siete hermanos se reunieron con el objetivo de resolver el conflicto sin recurrir a la violencia. Sin embargo, los esfuerzos no rindieron frutos. En el preciso instante en que los dioses intentaron combatir, se dieron cuenta de la existencia de una poderosa fuerza que impedía que se destruyeran entre ellos. Aquella misteriosa fuerza hacía imposible que los poderes de un dios mayor afectaran a otro dios mayor.

Finalmente, los dioses mayores decidieron separarse físicamente para no afectar con sus conflictos al resto de seres vivientes. Además, para administrar las dimensiones y la vida que contienen, crearon un palacio donde los siete estaban perpetuamente presentes, aunque sus cuerpos estuvieran en lugares diferentes.

En todo el tiempo que llevo trabajando en la vigilancia de las diferentes dimensiones, jamás había escuchado de una leyenda similar.

Este libro es de lo más curioso, acabo de ver que ciertas páginas se mantienen en blanco. Luego de leer esta leyenda, el libro brilló de rojo y una nueva sección apareció escrita. En esta se muestran supuestos ejercicios para la práctica de la alquimia.

Me pregunto si aquello de la alquimia será real. Seguiré investigando.

Reportó para ustedes, el #21.

Pleno empleo


Cierta raza extraterrestre sufrió la decadencia de su sociedad luego de que su sistema económico y productivo colapsara debido a la sobrepoblación y al consumo indiscriminado de sus recursos. Los combustibles fósiles, las tierras fértiles, el agua y cada recurso del planeta fue consumido hasta casi su desaparición, por lo que aquella civilización entró en un estado de conflicto permanente. Las guerras, el hambre, la sed y las pestes mermaron la población. Cuando todo parecía perdido para ellos, la raza de seres interdimensionales conocida como Los limitantes, contactó con sus líderes para proponerles un trato.

El planeta de aquella raza estaba en una ubicación espacio-temporal estratégica para un proyecto de suma importancia para Los limitantes.  Ellos, luego de apoderarse de la tecnología de las cámaras de éter, se dedicaron a colocar dispositivos de manera tal que su cobertura llegara a prácticamente todo un universo. Dicha actividad fue realizada en varias dimensiones. Ellos necesitaban crear centros de vigilancia para monitorear la actividad de dichas cámaras. La propuesta de Los limitantes era la de contratar a todos y cada uno de los habitantes de aquel planeta para que realizaran las labores de monitoreo, reporte y mantenimiento de las actividades de los centros de vigilancia.

A cambio de su mano de obra, todos los habitantes recibirían la capacitación adecuada, un empleo garantizado, alimentación, vestimenta, habitación y acceso a entretenimiento. Todo proporcionado por Los limitantes. La oferta parecía muy buena como para ser cierta y los gobernantes de aquel planeta, que ni siquiera contaban con la tecnología para viajar en el espacio, sospecharon mucho de ella. La población en general, sin embargo, desconocía de la propuesta que le hicieron a sus líderes. Los limitantes, como gesto de buena fe, dotaron de agua y alimentos a toda la población. Los suministros eran suficientes para un año, luego del cual dijeron que regresarían para volver a ofrecer el trato.

Al cabo de un año Los limitantes volvieron, formularon de nuevo la oferta pero fueron rechazados por los gobernantes de la decadente civilización, que no querían perder su posición privilegiada. En esa ocasión se fueron sin dejar más que una dotación de agua suficiente para un año,  y dijeron que volverían luego de ese tiempo para volver a ofrecer el trato. Durante ese período, los habitantes del planeta no sufrieron de sed, pero sí de hambre. Muchos murieron por esa causa y la población en general se volvió contra sus gobernantes, luego de que se filtrara la información de la propuesta realizada a sus líderes. La población asesinó a sus gobernantes y esperó con paciencia el regreso de quienes les dieron agua y comida.

Al cabo de otro año Los limitantes volvieron y formularon de nuevo su oferta. Esta vez, ya sin líderes codiciosos estorbando, los pobladores accedieron. Cumpliendo con su palabra, dotaron de agua y alimentos a la población mientras construían la infraestructura de los centros de vigilancia. La población se dedicó a observar cómodamente como se ponía en marcha el gran proyecto de quienes ahora consideraban sus salvadores. Una vez construida la infraestructura necesaria, empezó el proceso de capacitación.

Los pobladores recibieron una educación que consistía, entre otras cosas, en la enseñanza del idioma de Los limitantes y el manejo de la tecnología necesaria para realizar sus tareas. Debido a que la tecnología de monitoreo de cámaras de éter requería la comunicación directa entre las máquinas y el cerebro de quien las manejara, los pobladores recibieron también un entrenamiento en psiconáutica básica.

Los limitantes, una vez que ganaron la confianza de los habitantes del planeta,  empezaron a introducir sutil, pero sistemáticamente, cambios en su sociedad. Con el paso de varias generaciones, desaparecieron los idiomas autóctonos del planeta. La variedad de vestimenta también acabó puesto que los recursos proporcionados eran exactamente iguales para todos. Debido a que la alimentación era artificial, la esperanza de vida era controlada por Los limitantes, así como la apariencia y prácticamente cualquier aspecto de la conducta de los pobladores del planeta. Otra de las consecuencias de la alimentación artificial fue la esterilidad de toda la población. Los limitantes ofrecieron una solución a los habitantes y la reproducción también terminó siendo artificial y controlada por ellos. El género femenino desapareció.

Pasados unos siglos, la individualidad dejó de existir en aquel planeta. Debido a que los cambios impuestos por Los limitantes fueron graduales, los habitantes originales no pudieron prever en lo que terminaría convirtiéndose su planeta. La cultura original de aquella civilización se perdió por completo. Las nuevas generaciones solo conocían la vida donde todos trabajaban en los grandes centros de vigilancia, comían siempre lo mismo y vestían exactamente de la misma manera.

Debido a su educación, impartida y controlada por Los limitantes, los pobladores de aquel planeta no conocían ni aspiraban a una vida mejor. Sin embargo, entre tantos seres conformistas y sin individualidad, surgió en uno de ellos el deseo de pensar por sí mismo. Esa virtud lo llevó a desear ser único y ese deseo lo llevó a querer superar las limitaciones impuestas por aquellos que se adueñaron de su planeta. Ese ser, cuyo código de serie era ARJC16L-21, decidió un día otorgarse un nombre propio.  Aquella luz emanada por el aura de ese ser, contrastó mucho entre el gris común del aura de sus congéneres. Ese brillo rojizo fue el que me guió a mi posible nuevo dueño, que se hace llamar Ser Interdimensional #21 en los reportes que escribe por iniciativa propia. Me esconderé en las bodegas de su oficina esperando a que me encuentre.

Guardar

Magia lunar


lunar-astral

Existe un ritual de alquimia conocido como magia lunar. El ritual consiste en una complicada serie de pasos cuya finalidad es la unión sagrada de dos almas. Los seres que inician el ritual suelen estar separados por grandes distancias en el mundo material, por lo que su deseo más profundo es poder eliminar dicha distancia mediante el contacto en el plano astral.

Los ingredientes para este ritual son tan difíciles de conseguir que muchos entendidos consideran que su ejecución es prácticamente imposible, llegando incluso a comparar su dificultad con la de la fabricación de la piedra filosofal. La magia lunar solo puede llevarse a cabo por dos seres que hayan alcanzado un despertar suficientemente profundo como para tener no solo conocimiento de sí mismos, sino también  de la existencia, naturaleza y manejo de su propia alma.

El ritual empieza con el contacto entre dos seres que son al mismo tiempo materiales y receptores de la magia lunar. Una vez establecido el contacto, las parejas necesitan desarrollar una intimidad emocional profunda. Cuando dicha intimidad está consolidada, el siguiente paso consiste en declarar embajadas en el cuerpo de la pareja. Las embajadas se manifiestan físicamente en forma de lunares que aparecen en zonas cercanas al pecho. Las embajadas son a la vez un lugar y una antena. Son un lugar porque allí se recibe al compañero cuando va de visita, y son una antena porque emiten señales astrales que son la base del ritual.

Una vez establecidas las embajadas en el cuerpo de la pareja, el siguiente paso es usarlas para profundizar aun más la intimidad ya lograda. Empieza, entonces, un proceso de sincronización mental y emocional. Durante dicha sincronización, ambos seres empiezan a conocerse de una manera más elevada. No son raros los casos en que las parejas iniciadas en el ritual terminan contándose sus vidas completas, sus miedos más profundos, sus sueños más fervientes. El final de este paso ocurre cuando los dos seres terminan conociéndose entre sí casi en la misma medida en que se conocen a sí mismos. Está de más decir que no todas las parejas pueden lograr dicho grado de intimidad mental y emocional. Tampoco son raros los casos en los que, por este motivo, ocurre un rechazo de la embajada y el ritual se echa a perder.

Si las parejas logran superar los obstáculos y edificar la intimidad antes descrita, mediante el desarrollo de un vínculo de amor profundo y verdadero, las embajadas quedan listas para el siguiente paso. Una vez han alcanzado todo su potencial, las embajadas pueden usar la luna más cercana que tengan como antena amplificadora para la manifestación más poderosa de la magia lunar. Esta consiste en el envío simultáneo y sincronizado de señales desde la embajada de cada miembro de la pareja hacia la luna más cercana. La luna, al amplificar las señales, se convierte en una habitación astral a la que acceden las almas de las parejas para encontrarse y establecer contacto presencial. A su vez, dado que no solo las almas están conectadas sino también los cuerpos, las parejas pueden experimentar físicamente el contacto que tienen en la habitación astral.

Las sensaciones físicas derivadas de un contacto astral son imposibles sin la intervención de los efectos de la magia lunar. La magia lunar también potencia los efectos de la comunicación entre los seres participantes, por lo que no es raro que estos, con el tiempo, terminen implementando su propio código de símbolos que solamente ellos entienden. Algunas parejas incluso desarrollan su propio idioma.

Cuando los participantes logran la manifestación más poderosa de un ritual de magia lunar, terminan estableciendo entre ellos una unión sagrada conocida como Hieros gamos. El Hieros gamos es el único proceso de alquimia capaz de convertir a dos seres incompletos en dos seres completos. Es decir, la práctica continua de la magia lunar logra que los seres participantes evolucionen. El Hieros gamos no fusiona a dos seres incompletos para formar un ser completo,  sino que consigue explotar el potencial del alma de cada uno, dando como resultado dos seres completos, independientes en sus respectivos planos materiales.

Dado que el Hieros gamos es una herramienta de evolución, la raza de seres interdimensionales conocida como Los Limitantes se dedicó a perseguir y a castigar dicha práctica. Por este motivo, la magia lunar está casi extinta y su práctica actual se realiza desde la clandestinidad.


Relato: Donovan Rocester

Ilustración: Blacksmith Dragonheart

Objetos vivientes


watch-1267420_1920

Amuleto de enseñanza de alquimia del tiempo

Limpiando las bodegas me encontré un libro. El título dice “Bases de la alquimia sagrada”. Es de lo más extraño.

Prólogo

Cierta raza extraterrestre desarrolló un tipo especial de alquimia conocido como alquimia sagrada. Este tipo de alquimia consiste en la infusión de ánima dentro de un objeto. Cuando un ser inerte se vuelve contenedor de ánima se llega a considerar, para propósitos de alquimia, como un ser viviente.

La creación de objetos vivientes ayudó mucho al desarrollo de la civilización de aquella raza. Los objetos vivientes tenían formas y aplicaciones muy variadas. Muchos sabios y artistas marciales utilizaron los procesos de la alquimia sagrada para encerrar  copias artificiales de sus conciencias dentro de amuletos cuya función era la de proyectar un holograma interactivo con rasgos de su personalidad. Estos amuletos eran capaces de relacionarse con otros seres mediante una inteligencia artificial muy avanzada.

Otra aplicación de la alquimia sagrada fue la de crear armas poderosas capaces de elegir a su dueño mediante criterios incorporados. Muchos herreros y maestros de armas utilizaron esta técnica para evitar que sus creaciones y técnicas fueran usadas para fines contrarios a sus ideales.

Algunos alquimistas aprovecharon el conocimiento de los objetos vivientes para desarrollar amplificadores alquímicos que les permitieron usar sus habilidades a niveles imposibles hasta ese entonces. La piedra de los filósofos es el amplificador alquímico más poderoso jamás desarrollado, muy pocos alquimistas han logrado fabricarlo. El secreto de la fabricación de la piedra es guardado celosamente por los pocos que lo conocen.

Los Limitantes, como militantes antievolutivos que son, prohibieron y persiguieron cualquier forma de alquimia sagrada.

La posesión de textos, amuletos y cualquier cosa que haga referencia a este tipo de alquimia están penados por la ley de Los Limitantes.

La posesión de este libro constituye un delito interdimensional. Léase bajo su propio riesgo, consérvese oculto.

Hay muchas cosas interesantes en él. Lo leeré con detenimiento.

.

.

.

Reportó para ustedes, el #21.


Texto: Donovan Rocester

Imagen: Pixabay