Psicodelia


20171118_192400.jpg

Ahí estaba sentada esperando el metro y las baldosas que me miraban desde su geometría eterna e inconclusa. Casi podía ver su movimiento mientras mis ojos, guiados por una imaginaria canica, recorrían las líneas negras de ese laberinto, de dentro afuera, de fuera a dentro.

Tan pequeña…

Tan pequeña…