Retales


retales

 

Vidriera hecha con «retales» de otra vidriera destruida durante la Primera Guerra Mundial, que se encuentra en la sala capitular de la Abadía de Fontfroide, en Narbona, Francia.

Encarcelada


salto_encarcelada

Fauna autóctona


chino-biblioteca

impecable-biblioteca

En la biblioteca de mi nuevo neighbourhood:

Una chica rubia, treinta, va impecablemente vestida con blusa y pantalón verde esmeralda. Cada día viste igual. Y grita. Pasea gritando y maldiciendo por los pasillos de la biblioteca. Elegante y desquiciada como una jirafa rota.

La mujer que tiene tatuado un corazón en la mejilla recopila libros y cuentos infantiles. Trae una manta en su macuto y se acurruca en uno de los divanes de la sala de estudio a mirar las ilustraciones de sus relatos. A veces bosteza dulcemente, a veces habla sola (o se lee historias en voz alta). Casi siempre viene con una diadema de orejas de gato negro.

Mi favorito es un gran y gordito y bonachón chino-panda de mediana edad. Me gusta su disciplina militar.  Hace 2 pausas a horas preestablecidas: tentempié (un plátano) y almuerzo (sándwich). Y se levanta poco de su sitio, porque creo que le da algo de vergüenza su cojera.

Es el primero en llegar, el último en irse. Se sienta en la misma silla, de la misma mesa, del mismo rincón de la biblioteca y se quita los zapatos. Abre su ordenador entusiasmado y se prepara para transcurrir una maravillosa jornada laboral de 9 horas (6 horas sábados y domingo) viendo series de dibujos animados, vídeos de caídas y saltos y videoclips musicales. Un día lo pillé viendo Míster universo. Estaba sonriendo.

Hoy me ha saludado por primera vez.  Creo que también me volví parte del zoo. Todavía no sé si alegrarme.

gatita-de-biblioteca