El abrazo


Hay veces que al dar, recibes más de lo que sale de ti. Una breve reflexión sobre la fuerza de un abrazo.

La inmortalidad del cangrejo

image

Hace unos días fui a un funeral.

Era por el marido de una amiga que, después de años de enfermedad y meses de sufrimiento, se durmió para no sentir más dolor.

Yo a él no llegué a conocerle en persona, pero siempre he admirado la fortaleza con la que mi amiga afrontaba la situación.

Para mí, asistir a ese funeral era muy difícil. Mis vivencias personales y mi repulsa y estupor ante los rituales que hay entorno a la muerte en nuestra sociedad, hacen que huya de estas situaciones más de lo que imagino que es correcto.

Pese a todo, en este caso sentía la necesidad especial de dar un abrazo a mi amiga. Creía que de consuelo.

Sin embargo, llegado el momento, mi sorpresa fue notar que en ese abrazo era yo la que estaba recibiendo mucha más energía y cariño del que podía ofrecer.

Yo iba para…

Ver la entrada original 12 palabras más

Soy verso


Desierto culmen

Yo que soy desierto,
por ti,
podría abrazar el mar
y soñar que soy verso.

Soy verso sentido.
Soy verso,
luego persisto.
Soy verso
con vocación de firmamento.
Soy verso en los labios
de tu alma,
en la boca
de tu boca,
en el culmen
de tu seno
azucarado.
Soy verso
que amanece en ti.
Soy verso
aunque no sea poesía.

Soy verso,
yo que soy desierto,
yo que en tus alas extravié
mi capacidad de ser viento.

Alejandro Cifuentes-Lucic © Catalejo 2013
Libro: El albedo de la luna / 2013

@CifuentesLucic

@Saltoalreverso

Fotografía: “Desierto culmen”. Original del autor en http://goo.gl/4f1QHc.

Microcuento: EL ABRAZO POST-MORTEM


arbol del amorLuego que Romeo y Julieta murieron, enterraron los cuerpos en ataúdes contiguos en la parte trasera del castillo aparentando un convenio de paz entre las familias. A los cinco años de su muerte, dos robles nacieron exactamente en donde yacían sepultados.

Ni después de muertos los dejaban amarse en paz. Cada vez que sus ramas se tocaban,  los podaban para mantenerlos separados.  Aunque en la superficie estaban alejados, sus raíces se entrelazaban a la perfección.

No fue hasta un siglo más tarde que los dos robles tuvieron la libertad para abrazarse, cuando el último heredero de las familias Montesco y Capuleto había muerto.

Imagen sacada: http://www.hechizeros.com  TÓNICO DE LOS PÌELES ROJAS NORTEAMERICANOS, HOROSCOPO Y TAROT