El adivino del 4c


El adivino del 4c come moscas crudas. Las devora con saña y con verdadera hambre. Hambre de conocimiento.

Entre sus alas, las moscas guardan los susurros de los vecinos. Sus diminutos ocelos han visto más que cualquier ojo humano y, a pesar de tener un cerebro muy pequeño, su memoria guarda todos los secretos del mundo que les rodea.

 

El adivino del 4c come moscas porque es adivino, y es adivino porque come moscas.