Yo vi la vida pasar


Yo vi la vida pasar

y tan rápido que iba

no la pude detener.

Al principio me miró

—directamente a los ojos—

ofreciéndome mil cosas,

de hermosos y diversos colores.

Prometió una niñez rosada

en los brazos de mis padres,

llena de cuentos de hadas,

princesas y caballeros andantes.

Luego me haría volar

en el lomo de Pegaso,

tocando miles de estrellas

en el cielo y en un mar

azul turquí.

Me presentó los poemas

para hacerme suspirar:

Béquer, Darío y Neruda,

en sus letras aprendería

a llorar por el amor.

Con Allende, Grisham y King,

me ha enseñado el bien y el mal,

la esencia de la existencia misma,

el lado oscuro y profundo.

Cerré los ojos un segundo

y la vida se me fue,

entre páginas de libros

y algunas que quise escribir.

Camino sobre hojas secas

de variado colorido

en este largo —corto—andar,

que la vida me ganó

—siempre correrá más rápido—

y su paso no se detiene,

ni para esperar por mí.

https://pixabay.com/en/autumn-road-fallen-leaves-wet-2182019/

autumn-2182019_960_720

Anuncios

Tácito


No es fácil enseñar
El demiurgo no programa de esa manera
El proceso se crea
Es espontáneo
Es visual
No se escribe
Ni se conversa
Se hace, se desarrolla
Se ejecuta y se observa
Se siente
Así se aprende
Es la manera
Como transmitimos
El conocimiento
El deseo
El amor
Esto
Que es sólo nuestro.

Hands - Coco

                                     Hands – Coco

Yace el hombre


Yace en mi cabeza un cementerio
de recuerdos y caricias,
yace el recuerdo de aquellos años
cuando jugaba con la luna
a que era mía y yo de ella.
Yacen allí sus caricias maternales
cuando el sentido de la vida
era mi propio limbo.
Yace el recuerdo de los aprendizajes
el de una monja y un hermano
y aquel amigo que jugando
a ser un hombre, en un descuido
siendo el hombre, murió ahogado. Sigue leyendo