Bronce y dorado


ginkgo+venado

Astas enhiestas,
cronopio solitario,
frío ramaje.


Las hojas amarillas de un árbol de los cuarenta escudos (Ginkgo biloba) engalanan el fondo de la escultura de un cérvido en un paseo urbano de la ciudad de La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina.

(A)saltando el ramaje


Arbol helecho boca de sapo

Verde rareza
de muy blanca floración
brilla en lo alto.


Ejemplar en flor de boca de sapo (Antirrhynum majus) que brota en un tronco de árbol, arropado por un frondoso helecho, en una vereda de Montevideo. ¿Un salto al reverso de la vegetación, y en color blanco?

Te elijo a ti


brooke-cagle-TEELIJOATI

Foto: Brooke Cagle (CC0).

 

Te elijo a ti, más que a las prisas matutinas

y al reloj que marca los pasos hacia esa calle desierta,

sin propósito ni miradas despiertas.

 

En este sueño sin miedos ni sentido, te elijo a ti.

Porque bailas en la cuerda floja del destino, dejándome caer,

sin esperar más de lo que hoy quiera ofrecerte.

 

Te elijo a ti, por encima de mis sombras y locuras,

por debajo de estas sábanas donde la vida comienza

cuando muerdes mis labios y atrapas mi deseo sin preguntas.

 

 

Te elijo a ti, en medio de esta vida congelada de diciembre,

lejos de las luces de este árbol desnudo de promesas,

llenando de vacíos y esperanza mis heridas de muerte.

 

Sí, te elijo a ti, igual que la vida abraza el aire,

con domingos de café y bicicleta; sin ruidos ni testigos.

Sin un “para siempre”, solo tu alma en mi latido.

Árbol caído


Cuando no puedas
resistir la fuerza
de la gravedad
sobre tu cuerpo,
yacerás como rama
en el suelo.
En medio del bosque
buscarán para encontrarte,
para que nadie te tronche
al pisarte. Conformas
el otoño de todas las hojas
amarillentas que destacan
sobre los ocres caducos.
Por eso te buscan
marchito.

Vida invernal


Burgues_set_2018
Árboles calvos,
ramas con savias al sol,
vida latente.


Ejemplares de plátano (Platanus acerifolia) ornamentan la Av. Burgues de Montevideo.

Perspectiva


«Araucaria» por Poetas Nuevos.

Desde aquí
alcanzas el cielo,
cuelgan de tus ramas
húmedas estrellas
de agua
—estás más cerca de ellas—
aún cuando quisiera ser ave
—aunque fueras nido—
tus brazos verdes lideran
esta hermosa carrera espacial.

Desde acá
—lejano es ese horizonte lácteo—
los espirales están ciegos
cuando es de día
—sin embargo tú sabes—
no bajas los brazos
el día ríe a la altura de la panza
—el vientre de las nubes afloja—
una sonrisa de agua descansa.

Desde allá
te miran iluso
sonriente / inanimado / escalante
un gigante de buena madera
—noble hasta las ramas—
tus armas silenciosas el viento
recoge y eleva hasta las galaxias,
ellas sonríen desordenadas.

Desde más allá
la cultura noble y tradicional
avienta tus siglos y tus frutos,
los otros, los nunca olvidados,
los de la otra vida después de la vida
ancestros / dioses / héroes
conservan el mito de tus raíces
alimentan / convergen / nacen
del canto nocturno y del silbido,
desde la paz hasta la nueva vida.

Bajo el árbol