Espectros


Los espectros no vienen solo de noche,

son los que hablan de bonus,

estadísticas y frías líneas de logros.

Mientras gritan en plena mañana su eterno mantra productivo.

 

(Fotografía del autor)
Anuncios

Imágenes 1.1


Imágenes guardadas:

la barca sale de la ría

escoltada por la espuma.

Mi firma en negro sobre papel

cruzada por heridas que la borran.

El tiovivo, en una noche, destilando la luz.

 

(Fotografía del autor)

Recuerdo


Sus ojos, las constelaciones hacia el sol,

me han perseguido durante años enteros.

(Pudiera ser cierto que necesitamos olvidar)

que yo viese cada uno de los ápices tuyos,

mientras tú, elegante, pierdas cualquier recuerdo de los míos.

 

Foto del autor

Chupavidas


Son tiranos que borran nuestros versos.

Mientras sus malditos números derriban ilusiones;

cuando ves envejecer el camino

o se da la vuelta medio corazón.

 

(Fotografia del autor)

Pequeña felicidad


Esa pequeña felicidad de ahora,

muere en un torbellino,

en ese cumplir acero cotidiano

(aquel que reportas sin descanso

sin pararte a mirar las nubes)

Ya que te ponen metas,

que terminas por creértelas.

 

(Foto del autor, Isla Kampa, sobre el Moldava)

El mundo


Bonito color el de las nubes hoy —tenemos que esforzarnos en verlo— pareciéndome unos labios surcados de fresas desde aquí abajo. Entonces salen esos buenos ánimos para un día entero, y proclamas que el hombre está limpio; es cuando crees que el destino está sin marcar y es cuando el aire se llena de colores que nadie ve mientras andas por las calles.

Aun hablando desde ese rastro de la creación, que atraviesa regiones no razonables del cerebro, existe ese aroma de una piel en una mañana de junio que lo cambia todo.

«Praga», fotografía del autor.

El dolor I


El dolor

es algo súbito y terrible,

una espera sin sueño maniatando las comisuras,

como una tuerca estrecha engrasada con sangre.

Es la marea pétrea del nervio que recorre el estómago

y el corazón en un espejo saturado de listas de espera.

El verdugo y la razón del desgraciado

abrazándose a un amago lleno de fuego que grita.

 

«Río Moldava», fotografía por @theyoungQuevedo.