Bruja por bulerías


Soñé que me amabas,

viniste y me amaste;

soñé que me abandonabas,

de mis encantos prescindiste;

soñé que mi interior conocías,

proclamaste “a la hoguera”.

Lo que quieras haz con tu vida,

nunca más bruja me llames,

es tu responsabilidad,

que siempre mis sueños,

hagas realidad.

Un lunes cualquiera o un martes, por la mañana (haiku)