Ejercicio: Tanka


Extrañarte hoy;

pensar que estás aquí,

no vislumbrarte.

Ceguera, aléjate,

nuestro amor nos salva.

Carne de canon


Photo by Arianna Jadu00e9 on Pexels.com

Sometido al yugo de las reglas
buey sin yunta,
vos mismo solo en tu laberinto
adusto de profecías
nigromante fallado y taciturno
escriba, a veces
zafio, todas las demás
obediente
hipócrita con modales
el regodeo de la revolución
pasa de largo.

Palabra que arde


Imagen: Patrick Hendry

Esa mirada que acecha

es deseo crepitante

sobre las brasas prendidas

de la palabra que arde.

Aquella que me desarma

y amenaza con matarme.

Aquella, la impronunciable,

por dolorosa y salvaje.

Me impulsa a perder la vida

por el riesgo de besarte.

Tu boca es un cruel ardid

que eriza mis consonantes.

Y el fuego de mi ceguera

enmaraña las vocales.

Hoy te escribe la ceniza

de mi alma prisionera.

Es amor, amor, amor...

El nombre de esta condena.