Silencio


El invierno congela heridas
duelen más
se expanden menos

En el reino
nadie reina
el silencio impera
pensamientos que ya no eran
de esta era
pretenden un silencio interno
por esas alas
que ya no vuelan

La excusa del frío
que hiela
el calor
que arde
sin necesidad de hogera


La vida
es eso que espera
un silencio
repleto de acciones
sin pensamientos
o viceversa

Mi vida
ya no recuerda
espera

No sé
si vivo para dentro
o para fuera

Ser sin ver(me)


Creo que me evito
envío situaciones a un convicto
sin convicciones
cansado de sudar días
meses
años

La vida es relativa
la libertad puede ser una hoja
con sus estaciones

Renacer
florecer
caer
volar

Ser sin ver
saber que nada es estático
que nada se destruye
solo se transforma
a pesar de las normas

No me encuentro
me extraña ver un reflejo
y todavía reconocerme

Aunque ahora me reconozco
cuando lo piso
y todo se mueve
y nada es lo que parece

Contraindicaciones


Y por una vez
encontré en el abrumador ruido
paz
tranquilidad

Sentir que incluso la rapidez
deja de confundir
porque tus pensamientos son más veloces
entender que el equilibrio no está
solo en el silencio
sino en cualquier lugar
donde dejes de pensar

Golpes sonoros
en una mente acelerada
no duelen

Cacofonía sin pretensiones
sin palabras que escuchar
direcciones aisladas
en un corazón
con latidos mudos

Así me hallé
en un ruidoso silencio
relajado
expandido
con ganas de más
a pesar de saber que era suficiente

Me fui
no sé si porque quise
porque era suficiente
o todo lo contrario

Como dijo Hovik
las palabras
las inventó el ser humano
como la sociedad
y un eterno amor odio
reiterados ciclos antagónicos
para poder existir
hasta encontrar el equilibrio




Banalidades vanas


En la presencia de un ser humano
dejo de ser
para tocar el alma
susurrándome al oído:
«no has hecho nada malo
pero tienes que cuidarte
para no morir en vano»

En vano
sin duda alguna
atentados contra mi cordura
no soy en vano
tengo un filo armado
al lado de mis brazos
que los uso
a veces
para pintar trazos
o golpear a mí propio
dios proyectado

Un reflejo de mi
se fue
escapó
por lo que te digo

No siempre me he querido

Vida ligera


Adicto a huir
a saltar de la ventana
porque lo malo desconocido
es mejor que lo bueno de ayer

Escapar por escalofríos
por imaginaciones perversas
en versos
pero conmigo

Anonadado por la nada
me relajo si
no pienso
porque si no siento
adicciones latir en mi pecho
por un mundo en el que ya no creo

Ya no existo
solo me llevo un paisaje
y el color de las flores

Always Black


Always Black (collage y pintura), serie Azules y Rojos, pasado continuo
            «La mayoría de la gente, vestía ya con harapos. Y vestidos y camisas eran remendaos una y otra vez, durante años. Algunos incluso iban descalzos.        
 Y fue entonces que Argentina mandó un cargamento enorme de grandes sacos de trigo para la población en hambruna. Recuerdo la mirada sagaz de algunas mujeres, comprobando y estirando la lona. Y como poco después, las sacas se habían transformado en todo tipo de bragas, calzones y ropa interior».

Ignorancia educada


Yo quise ser yo.
El miedo botó y me encerré en mis trece,
en esa edad me quedé
en un martes exactamente de esa edad en donde me prometí destinos que no entendía, pero aparentaban ser alegría en esta sociedad donde mi cuerpo residía.

No me lo pregunté y me oculté sin saberlo.

Acabé siendo un niño por no haberlo sido antes, pero un niño con antiguas estelas de un alma infantil e ingenua con capas de roca y pesadillas que no fueron acariciadas ni escuchadas.
Y menos por mí mismo.

Ahora lloro, para qué echar balones fuera si yo soy responsable de que todo sea como es.
Yo me afecto de tal manera que reacciono para que todo fuera de fuera y no de dentro.

Intentaré recoger todo aquello que un día fui y nunca quise dejar de ser, ¿o sí?